Actualidad

Los canarios reiteran el NO a la guerra

Como en el resto de las capitales, las calles de Santa Cruz volvieron a sentir el paso de una marcha que no ceja en el empeño de poder vencer a las armas con las palabras.

PEDRO ALEMANY, S/C de Tenerife
16/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

Alrededor de veinte mil personas volvieron a tomar ayer las calles de Santa Cruz de Tenerife para reiterar su rechazo frontal a la posibilidad de que se desencadene una guerra en Irak y el apoyo militar prometido por el Gobierno español a las tropas norteamericanas si finalmente ésta llega a producirse.

Aunque el nivel de participación fue sensiblemente inferior al de la protesta celebrada el mes pasado con el mismo fin, los lemas y consignas se escucharon con la misma fuerza y convicción que entonces.

Las principales fuerzas políticas y sindicatos de las Islas, con excepción del Partido Popular, se unieron a la ciudadanía para desplegar banderas y pancartas contra la que consideran una guerra injustificable desde cualquier punto de vista, exigiendo por ello la dimisión de José María Aznar al frente del Gobierno, o al menos su renuncia a apoyar los planes bélicos estadounidenses.

También hubo manifestaciones de protesta en el resto de las capitales canarias, entre las que destacó, por su capacidad de convocatoria, la celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, donde otros veinte mil canarios mostraron su total desacuerdo con la alianza en contra del pueblo iraquí.

Sin incidentes

La mayoría de los gritos se dirigieron contra los Gobiernos de EE UU y España, acusados casi siempre de "imperialistas", los primeros, y de "fachas", los segundos.

Al final del recorrido, que comenzó entre la confluencia de las ramblas y la avenida de Anaga y se desarrolló sin incidentes dignos de mención, varios miembros de la Plataforma Canaria por la Paz leyeron un manifiesto contrario a la guerra en el escenario de la plaza de España.

En él se habló de la "pérdida de legitimidad del Gobierno de Aznar en este conflicto", por cuanto la inmensa mayoría del pueblo español está en contra de esta "complicidad bélica".

Asimismo, se alentó a los manifestantes a secundar una huelga general en cuanto se inicie un conflicto que muchos ya ven como inevitable, pero al que ninguno de los manifestantes se resigna.

Algunos de los políticos que acudieron a la manifestación - también en menor número que en la ocasión anterior - apuntaron la posibilidad de que, a partir de ahora, se diversifiquen las actividades de protesta, para evitar que la disminución de los manifestantes pueda ser entendida como un cambio de opinión.

De cualquier modo, por lo visto ayer en las calles de Santa Cruz de Tenerife y en el resto de capitales, la ciudadanía no parece dispuesta a que eso ocurra. Mucho menos los miembros de la Plataforma por la Paz, que ya preparan nuevas iniciativas para conseguir, cuando menos, que la guerra "no se haga en nuestro nombre".