Actualidad

El mundo protesta en vísperas de la cumbre de Azores

Un día antes de que se Bush, Aznar y Blair se reúnan en lo que Washington define como "la última oportunidad" para la paz, en diversas ciudades del mundo se celebraron marchas contra la guerra.

EFE, Madrid
16/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

En vísperas de la cumbre de las Azores, calificada por la Casa Blanca como la "última oportunidad" para la diplomacia en la crisis iraquí, en varias ciudades del mundo se celebraron ayer manifestaciones para protestar por una guerra que, según algunos dirigentes, parece "más probable".

Aunque millones de personas se lanzaron a la calle, las convocatorias arrojaron inferiores resultados que en ocasiones anteriores.

Precisamente, en los países participantes en la cumbre de hoy las manifestaciones tuvieron una desigual participación, aunque en todo caso sensiblemente menor que el pasado 15 de febrero, cuando, por ejemplo, en Londres o Madrid, más de un millón de personas salieron a la calle para protestar contra la eventualidad de una guerra.

En Estados Unidos se convocaron unas doscientas manifestaciones y actos de protesta contra la guerra, y se espera que sea Washington la ciudad que acoja al mayor número de participantes.

En Londres, unos 5.000 musulmanes protagonizaron una particular "ruta de las embajadas" y se manifestaron ante las sedes diplomáticas de países como Arabia Saudí, Turquía, Siria, Egipto, Pakistán y Qatar, a los que instaron a actuar para evitar la guerra.

Unas 700.000 personas (según los organizadores) se manifestaron en Milán en una marcha convocada por el principal sindicato italiano, el ex comunista CGIL.

Miles de personas salieron a las calles de las distintas ciudades de Alemania y se congregaron ante la base aérea norteamericana de Fráncfort contra una eventual guerra.

En Francia, la convocatoria reunió a decenas de miles de personas en cerca de un centenar de manifestaciones.

Ante una base aérea

La mayor concentración fue la de París, donde entre 60.000 y 80.000 personas, según los organizadores - 55.000 según la policía - , desfilaron entre las plazas de la Nación y la República, con muchas pancartas en las que manifestaban su animadversión por la administración del presidente estadounidense, George W. Bush.