Vivir

Dos mil canarios residentes en el exterior solicitan recuperar la nacionalidad española

Los hijos y nietos de los emigrantes ya pueden pedir ser nacionalizados de forma automática o previa acreditación de la residencia en España durante un período mínimo de un año; los nietos son los que más dificultades encuentran en el proceso.

D. BARBUZANO, S/C de Tenerife
16/mar/03 1:31 AM
Edición impresa

Más de 2.000 canarios residentes en el exterior han solicitado recuperar la nacionalidad española desde la entrada en vigor de la reforma del Código Civil, según destacó a EL DÍA el director general de Acción Exterior y Cooperación del Gobierno de Canarias, Efraín Medina.

"Los emigrantes canarios - dijo el citado representante - esperaban con expectación la la nueva normativa para poder obtener la nacionalidad española, ya que muchos de ellos nacieron cuando sus padres la habían perdido, impidiéndoles la legislación anterior su recuperación".

Hijos y nietos de canarios, según añadió, ya pueden conseguir la nacionalidad española. En el caso de los primeros, de una forma automática, y en los segundos, previa acreditación de la residencia en España durante al menos un año.

Los nietos de canarios son los que más dificultades están teniendo, ya que para residir un año de manera legal en España debe ser con un contrato de trabajo previo, por lo que ya existen organizaciones reivindicativas de nietos de canarios en América que luchan porque la situación cada día se mejore.

Con respecto a cómo se ha vivido la situación en los consulados para la adquisición de la nacionalidad española después de la reforma, Efraín Medina señaló que la asistencia ha sido masiva, siendo notorio que los mayores problemas han estado en Venezuela. "Coalición Canaria - prosiguió - en su día solicitó la implantación de dos consulados generales más, y ahora es cuando más se está notando esta carencia. La relación entre el Gobierno de Canarias y las delegaciones consulares es fluida y en las delegaciones de la Oficina Institucional del Gobierno, por ejemplo, se inforna sobre los trámites que son necesarios para la adquisición de la nacionalidad, así como lo relativo al retorno".

Regreso responsable

El director general de Acción Exterior y Cooperación abogó por un retorno responsable, indicando en todo momento cuál es la situación socieconómica actual de la comunidad canaria. De todos modos, para su dirección general el reconocimiento automático de los hijos, pero no de los nietos, es el reflejo de una "legislación restrictiva y supone un agravio comparativo con respecto a otros países en los que sólo se necesita demostrar que se es descendiente de un canario, sin especificar en qué grado, para poder obtener la nacionalidad. Hay que reconocer que esta reforma hace justicia con los isleños que un día tuvieron que adquirir otra nacionalidad por motivos eminentemente de trabajo".

Unos 200.000 canarios se pueden acoger a esta nueva reforma legal, encontrándose la mayoría de ellos residiendo en países hispanoamericanos, como Venezuela y Cuba, y en menor medida, en Argentina, Uruguay, México, Estados Unidos y Brasil.

Los problemas

Algunos países receptores de canarios están atravesando por serios problemas sociopolíticos que se espera que se resuelvan cuanto antes. Esto hace que se haya disparado el intento de recuperar la nacionalidad. Los trámites están tardando casi un año, por lo que la adquisición no es de manera automática.

Efraín Medina señaló que estaba informado de los acontecimientos que se suceden en torno a los consulados de Caracas y Buenos Aires, que son los más desbordados en peticiones de nacionalidad después de un mes de entrada en vigor de la nueva ley.

El Ministerio de Asuntos Exteriores anunció que dotará a los organismos consulares, especialmente a los de Caracas, La Habana, Buenos Aires y Montevideo, de mayor presupuesto y aumentará su personal, con el fin de reducir a cinco meses el plazo que tienen para citar a las personas que quieren obtener la nacionalidad, que por ejemplo en Argentina es ahora de 18 meses y de 24 en Uruguay. "Esperamos - aseguró Efraín Medina - que estas promesas se cumplan o nos tememos que el proceso de recuperación de la nacionalidad se puede demorar mucho más de los cinco años que tiene previsto el Gobierno central".