Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Celaá sobre el Consejo de Ministros en Barcelona: "No tenemos nervios" leer

García, Alozie y Mayte rematan el RÉCORD español de medallas

La selección de España se codeó con las grandes potencias del atletismo y finalizó su participación con media docena de metales en los Mundiales celebrados en la localidad inglesa de Birmingham. De esta manera, la expedición nacional supera lo conquistado en Sevilla'91 y Lisboa'2001.
17/mar/03 11:02 AM
Edición impresa

EFE, Birmingham (Inglaterra)

Alberto García y Glory Alozie, con sendas medallas de plata, y Mayte Martínez, con una de bronce, remataron el récord español de metales en unos Mundiales en sala al elevar la cuenta hasta la media docena y superar las cuatro logradas en Sevilla'91 y Lisboa'2001.

Dos reyes de la pista, el etíope Haile Gebreselassie y la estadounidense Gail Devers, evitaron que García, en 3.000, y Alozie, en 60 vallas, se proclamaran campeones mundiales en Birmingham y obligaron a los dos españoles a conformarse con la plata.

Las dos medallas de plata para España en la última jornada entraban dentro de la lógica. El bronce de Mayte Martínez, en 800 viene a confirmar la impetuosa progresión de la vallisoletana, que para subir al podio tuvo que batir a la plusmarquista mundial, la eslovena Jolanda Ceplak.

Martínez, que ya había batido el récord de España en semifinales con 1:59.82, volvió a batirlo en la final con 1:59.53 pese a los golpes que recibió, primero de María Mutola, la vencedora, que le desgarró la piel en la rodilla izquierda, y luego de Ceplak.

Antonio Reina se quedó a cuatro centésimas de la medalla de bronce en 800, pese a que no había preparado este Mundial. Sus planes de entrenamiento no cambiaron en busca de una adecuada puesta a punto, pero la sucesión de carreras le bastó para afinar.

La final de 800 se rompió al entrar en la última vuelta y Reina perdió dos metros que luego le costó mucho recuperar. La curva cerrada de la pista y la meta instalada casi a media recta dejaban poco espacio para recuperar. Aun así, el cuarto puesto, conseguido alimentan sus esperanzas para los Mundiales de París, en agosto.

Conchi Montaner llegó a Birmingham con la tercera mejor marca mundial del año en longitud (6,78), se ahorró la calificación porque hubo final directa y, sin embargo, fracasó con estrépito. Con un mejor salto de 6,34 metros la española fue la única de las nueve finalistas eliminada después de la tercera ronda.

Por el contrario, la cántabra Ruth Beitia se creció ante las mejores del mundo en la final de altura. Llegó a igualar su récord de España con 1,96 y terminó en un magnífico quinto puesto que corona una gran campaña invernal. Para el año próximo, año olímpico, ya piensa en los dos metros.

Al madrileño Jesús España le cupo el infortunio de ser descalificado en la final de 3.000 metros. El jurado consideró que obstruyó a un adversario y le borró de la clasificación después de haber llegado en el cuarto lugar, que daba derecho a un premio de 8.000 dólares y a una beca olímpica A. Más tarde fue ratificado como cuarto.

"Impresionante"

El presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, destacó, dentro de la buena actuación general en Birmingham, la medalla de oro del capitán, Manuel Martínez, "impresionante", a su juicio, y el gran nivel ofrecido por las atletas españolas. "Aparte de las seis medallas, hemos tenido dos cuartos, un quinto y un sexto, y las mujeres han estado impresionantes, con cuatro récords de España. Han venido once y casi la mitad metieron entre las seis primeras. Sólo Conchi Montaner ha estado decepcionante, porque estaba para luchar con Kotova", subrayó.

Elogió el esfuerzo de Antonio Reina, cuarto en 800 por unos centímetros, y criticó a los jueces por las frecuentes descalificaciones. "La del relevo 4x400 fue infundada, lo mismo que la de España (luego recalificado). En pista cubierta tiene que haber contacto, necesariamente". En el lado masculino, Odriozola afirmó que la victoria de Martínez, el primer día, "fue un revulsivo para todos. García y Marta Domínguez estuvieron fantásticos, lo mismo que Yago Lamela, que compitió con una micro-rotura y no miró a su entrenador para que no le ordenara pararse".