Actualidad

España limita su participación en la guerra a misiones humanitarias

El presidente Aznar anunció ayer en el Congreso el envío a Irak de novecientos hombres y tres navíos y descartó por completo la participación de tropas de combate.

EFE, Madrid
19/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno, José María Aznar, aseguró ayer que España no enviará tropas de combate en caso de ataque a Irak y los 900 efectivos previstos sólo realizarán misiones de carácter humanitario, un anuncio recibido con reproches de la oposición, que prefiere que no haya guerra.

Aznar acudió por cuarta vez al pleno del Congreso para informar de la posición española ante la crisis iraquí y explicó que "España no participará en misiones de ataque o de carácter ofensivo" y "en consecuencia, no habrá tropas de combate españolas".

Sí enviará al buque Galicia, con infraestructura médica y en el que habrá unidades del Ejército con capacidad para tareas de desactivación de explosivos y reconocimiento químico y radiológico, así como a la fragata Reina Sofía y al petrolero Marqués de la Ensenada, los tres atracados actualmente en Rota (Cádiz).

El envío de tropas españolas a la zona con una exclusiva tarea humanitaria fue calificada de "sarcasmo" por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien pidió a Aznar que "pare la guerra y así no tendrá que enviar ninguna ayuda".

Zapatero consideró "ilegal e inmoral" la guerra en Irak, reprochó a Aznar que haya despilfarrado lo logrado en veinticinco años por la política exterior española y apeló a sus convicciones democráticas para que opte entre pasar a la Historia como "un dirigente democrático que se equivocó pero que decidió a tiempo rectificar a fondo y asumir sus responsabilidades".

Las críticas continuaron en boca del coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quien acusó a Aznar de mentir y ocultar a los ciudadanos las verdaderas razones por las que apoya la guerra y le pidió su dimisión porque "está haciendo, a sabiendas, lo contrario de lo que quieren los españoles y la mayoría de votantes del PP".

También el portavoz de CiU, Xavier Trias, criticó a Aznar por haberse decantado por una opción que augura "un nuevo orden mundial basado en la ley del más fuerte" y en el que cree que España "no será ni más grande ni más fuerte" por haberse alineado con Estados Unidos.

El portavoz de Coalición Canaria, José Carlos Mauricio, instó a reflexionar si la UE debe ser un "contrapeso" al poder de EEUU o debe "enseñarle a no usar su hegemonía sin control" y si la UE "es una prioridad de la política exterior de España".