Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sánchez a Casado:"La deriva del PP no puede implicar la de las instituciones" leer

Detectadas escuchas telefónicas en el edificio central de la Unión Europea

Las sedes de Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Austria, junto a la delegación española, fueron los países que han sido espiados mediante teléfnos pinchados en la sede del Consejo de Ministros de la Unión Europea, hecho que fue descubierto el día 28 de febrero.

20/mar/03 1:44 AM
Edición impresa

Los acuerdos de la OTAN

La OTAN aseguró que no planea invalidar ni revisar sus acuerdos de seguridad con los Quince por el caso de las escuchas telefónicas revelado ayer, y subrayó que confía plenamente en los compromisos asumidos por la UE con la Alianza. "El hecho de que alguien tenga un problema no quiere decir que se invaliden los acuerdos de seguridad. Tenemos plena confianza (en la UE). De lo contrario no los hubiéramos firmado", subrayó un responsable aliado. Recalcó, además, que "hemos firmado un acuerdo con la UE en materia de seguridad porque hemos efectuado los controles y los arreglos necesarios. Tenemos confianza. La seguridad es una cuestión difícil (...)". El pasado viernes, la OTAN y la Unión Europea suscribieron en Atenas un acuerdo de seguridad para el intercambio de información militar secreta, una de las piezas clave del nuevo marco de relaciones permanentes entre estas dos instituciones conocido como "Berlín Plus".

EFE, Bruselas

Los servicios de seguridad del Consejo de la UE han detectado escuchas en el sistema telefónico central del edificio donde se reúnen habitualmente los ministros y los jefes de Gobierno de la Unión Europea. España figura entre los países afectados por las escuchas telefónicas, confirmaron ayer fuentes diplomáticas.

España, Alemania, Francia, Italia, el Reino Unido y Austria son los países que, según estas fuentes, fueron advertidos hace días por los servicios de seguridad del Consejo de la UE de la existencia de "pinchazos" en algunas líneas telefónicas atribuidas a sus delegaciones en el interior del edificio "Justus Lipsius".

Las escuchas fueron descubiertas el 28 de febrero y la Representación Permanente de España ante la UE fue advertida inmediatamente después "de manera informal y reservada".

El presidente de turno del Consejo de la UE y ministro griego de Exteriores, Yorgos Papandreu, condenó ayer públicamente las escuchas telefónicas, confirmó que la secretaría general del Consejo ha abierto una investigación y se comprometió, en rueda de prensa, a hacer públicos sus resultados.

Portavoces del Consejo negaron tajantemente que se sepa ya quién está detrás de este supuesto episodio de espionaje en la UE.

Cristina Gallach, portavoz del Alto representante para la Política Exterior y la Seguridad Común de la UE, Javier Solana, desmintió la información aparecida ayer en algunos medios de comunicación.

El diario francés "Le Figaro" publicaba ayer en una columna de su última página que la policía belga ha identificado a Estados Unidos como responsable de la colocación de micrófonos destinados a intervenir varias líneas telefónicas atribuidas a las delegaciones de Francia y Alemania.

"Nadie puede decir en este momento cuál es el origen", aseguró Gallach, quien tampoco quiso confirmar los nombres de las delegaciones afectadas, aunque coincidió en que son "cinco o seis".

Pocas líneas

Se trata, insistió Gallach, de "pocas líneas telefónicas" situadas en las oficinas atribuidas a algunas delegaciones nacionales.

"Es un caso de amplitud muy limitada y está en curso una investigación", añadió.

Interrogado por la prensa tras presidir ayer en el edificio una reunión de los Quince, el ministro Papandreu mostró su perplejidad por el asunto, que dijo haber conocido "esta mañana (por ayer)".

"A todos los que consideran útil pinchar nuestros teléfonos, les diré que somos una organización completamente transparente, todos nuestros documentos están en Internet, nuestros comentarios y debates son públicos y la gente, en general, está al corriente de nuestras discusiones".