Actualidad

Los aliados invaden Irak


COLPISA, Nueva York
21/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

Después de lanzar un puñado de misiles destinados a tentar la suerte y tratar de eliminar a Sadam Husein, Estados Unidos prosiguió ayer la ofensiva militar contra Irak, aunque sin emplear aún todo su poderío. Mientras se sucedían intensos bombardeos en la capital, las tropas de infantería cruzaban la frontera kuwaití, en el sudeste de Irak, para iniciar la invasión. En represalia, los iraquíes incendiaban tres o cuatro pozos de petróleo situados en el sur del país, según informó el Pentágono.

Los proyectiles impactaron en al menos dos edificios, uno de ellos la sede de las oficinas del viceprimer ministro iraquí, Tariq Aziz. Según la televisión oficial de Bagdad, en el primer día de la ofensiva 72 misiles han estallado en la capital y han muerto cuatro soldados iraquíes. Ninguna víctima ni daño material fue reportado en el bando estadounidense. Según los estadounidense, los misiles iban dirigidos a los cuarteles de las tropas de elite de Sadam.

Mientras, en el sur de Irak, las tropas de la Primera División de Marines y la Tercera División de Infantería iniciaban los primeros combates contra las tropas iraquíes y conquistaban la ciudad de Qasr, a escasos kilómetros de la línea fronteriza, según informó la agencia kuwaití de noticias Kuna.

Al mismo tiempo, los efectivos de infantería del ejército británico tomaban la península de Fao, en la desembocadura de los ríos Éufrates y Tigris, según informó el canal de televisión Al Yazira. La caída de esta posición estratégica abre las puertas a la conquista de la ciudad de Basora, el bastión más importante en el sur de Irak y la primera etapa en el avance hacia la capital.

La pérdida de la zona supondría para el Gobierno iraquí quedarse sin una de las dos salidas que tiene al Golfo Pérsico, donde permanecen atracados desde hace meses numerosos barcos de guerra estadounidenses.

No obstante, los efectivos desplazados dentro de Irak son sólo patrullas de reconocimiento y avanzadilla. El grueso de la tropa aguarda en Kuwait a la espera de recibir la orden de avance, por lo que, al cierre de esta edición, la ofensiva de larga escala estaba aún pendiente.