Actualidad

EE UU asegura que los primeros misiles alcanzaron instalaciones "importantes"

El secretario de Estado de Defensa, Donald Rumsfeld, animó ayer a los soldados iraquíes a deponer sus armas y a no luchar por un gobierno "condenado", al tiempo que pregonaba que el "día de la liberación se puede rozar con la punta de los dedos".

EFE, Washington
21/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld, dijo ayer que el ataque con misiles contra Bagdad efectuado a las 02,35 horas GMT de ayer alcanzó "instalaciones de importancia del liderazgo iraquí".

El jefe del Pentágono afirmó que "tiene indicios" de que los soldados iraquíes podrían haber prendido fuego "a tres o cuatro pozos petrolíferos" en el sur del país, pero dijo que se está tratando de confirmar esta información.

Según Rumsfeld, "los días del régimen del presidente Sadam Husein están contados" y animó a los soldados iraquíes a deponer las armas y no luchar por un Gobierno "condenado".

El jefe del Pentágono se dirigió concretamente a los soldados iraquíes, a quienes recomendó "no seguir las órdenes de destruir los campos petrolíferos" porque, dijo, si lo hacen podrían ser juzgados por crímenes de guerra.

Rumsfeld, en la que fue su primera comparecencia ante la prensa desde que comenzó el conflicto en Irak, dijo que "es Sadam Huseim quien ha elegido la guerra al rechazar el ultimátum de Bush" y aseguró al pueblo iraquí que "el día de su liberación se roza con la punta de los dedos".

El secretario de Defensa indicó al comienzo de la conferencia de prensa que no iba a dar información sobre las operaciones militares que se vayan a llevar a cabo en el futuro y subrayó que se realizará un anuncio oficial una vez que haya comenzado la ofensiva a gran escala.

Por tanto, no hizo comentario alguno sobre las informaciones que, procedentes del norte de Kuwait indicaban ayer que las tropas allí apostadas han recibido la orden de estar listas para atacar, provistas con sus trajes especiales de protección contra armas químicas, a las 11.30 de la mañana hora de Washington, (16.30 GMT).

Operación de envergadura

El responsable de Defensa afirmó que el asalto con misiles Tomahawk "fue el primero. Probablemente no sea el último" y dejó claro que se avecina una operación de mucha mayor envergadura.

"Lo que va a seguir no será una repetición de cualquier otro conflicto. Será de una fuerza y una escala y un alcance más allá de cualquier cosa que se haya visto hasta ahora", afirmó.

Contrariamente a lo que es habitual en Rumsfeld -que es conocido por sus disquisiciones en voz alta durante sus reuniones con la prensa- la conferencia de ayer duró apenas 25 minutos.