Actualidad

Aznar justifica la guerra en defensa de la legalidad internacional

El presidente del Gobierno español, a la salida de la reunión del gabinete de crisis creado, apoya la acción bélica para que se cumplan las condiciones definidas y para garantizar "la paz y la seguridad".

EFE, Madrid
21/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno, José María Aznar, expresó ayer el apoyo de España a las operaciones militares sobre Irak porque constituyen "el restablecimiento de la legalidad internacional", y pidió "reflexión" para acercar posiciones a quienes no están de acuerdo con esta situación.

En una declaración leída al término de la reunión del gabinete de crisis en el Palacio de la Moncloa, Aznar dijo que el "Gobierno apoya que la legitimidad internacional se restablezca y se cumplan las condiciones definidas para garantizar la paz y la seguridad".

Aznar abrió su declaración con el fin del plazo del que disponía el líder iraquí, Sadam Hussein, para que saliera del país y evitara "las graves consecuencias" contenidas en la resolución 1.441 que, recordó, aprobó por unanimidad el Consejo de Seguridad "hace caso cinco meses".

El jefe del Ejecutivo recordó los debates que se han mantenido en las últimas semanas sobre esta crisis, y agregó que, "no pretendo que nadie renuncie a sus posiciones, pero sí pido a todos que se deje un espacio para la aproximación y el acuerdo de futuro".

El presidente señaló que no es el pueblo iraquí, sino Sadam Hussein, quien ha perdido su última oportunidad, y destacó que es ahora cuando se abren posibilidades para los ciudadanos iraquíes de reintegrarse a la comunidad internacional, manteniendo su unidad y con acceso a sus recursos naturales.

En la vía de las oportunidades, Aznar aseguró que también se abren para el conflicto entre israelíes y palestinos, al que dijo que "dedicaremos nuevos esfuerzos y exigiremos que nadie eluda aquellos que le corresponda hacer".

El rechazo de esta "última oportunidad" es lo que ha llevado a esta situación, a juicio de Aznar, quien reiteró el compromiso español en la lucha contra el terrorismo, las armas de destrucción masiva y contra los "Estados que no respetan las bases mínimas de la legalidad internacional".

Advirtió de que son "amenazas reales" que también afectan a España, se refirió al grupo de países que comparten esa preocupación por "hacer efectiva la paz y la seguridad" contra la "impunidad de aquellos" que "quiebran" el "orden internacional creíble".

Dijo que en esta situación "no hay espacio para la neutralidad, la indiferencia ni la equidistancia", y por eso el Gobierno "ha asumido sus responsabilidades" aun existiendo posiciones "más cómodas".

El presidente apostó por la cohesión en el seno de Europa, como "un gran ámbito de paz y libertad".