Dinero y Trabajo

Las Islas exigen a Europa un trato singular para su agricultura

Rodríguez Zaragoza recordó ayer a Arias Cañete la obligación de los Quince de respetar el artículo 299 y pidió, además, que se acredite con estudios el impacto negativo que tendría la reforma de la PAC.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Madrid
22/mar/03 15:51 PM
Edición impresa

La reforma de la Política Agrícola Común (PAC) es de "imposible aplicación en el Archipiélago", pero conviene aportar, de cara al preceptivo debate comunitario sobre la reforma propuesta por el comisario Fischler, estudios que demuestren "el fuerte perjuicio que causaría su aplicación al sector agrario y ganadero de las Islas".

Éste es el mensaje que trasladó ayer el consejero autonómico de Agricultura, Pedro Rodríguez Zaragoza, al ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, en una entrevista que tuvo por escenario Madrid y en la que se analizó el texto de la polémica reforma. Rodríguez, que tiene previsto entrevistarse la próxima semana, de manera sucesiva, con los comisarios europeos Michel Barnier (Política Regional) y Franz Fischler, informó tras el encuentro con Arias de que los tres Estados miembros con regiones ultraperiféricas - España, Portugal y Francia - han preparado un memorándum sobre la repercusión de la PAC, "con la conclusión unánime de que supone un tratamiento equivocado para estas zonas".

Problemas del tomate

Antes de reunirse con el titular de Agricultura, Rodríguez Zaragoza mantuvo un encuentro con el subsecretario del MAPA, Manuel Pacheco, para abordar temas relacionados con varios tipos de seguros agrarios.

El consejero anunció la presentación de un plan de erradicación de la clarivactea (virus que afecta al tomate), que se desarrollará durante cuatro años y supondrá una inversión de 5,8 millones de euros.

También se refirió a la necesidad de modificar los seguros de la papa, viñedo y flores y plantas, "ya que tal y como están redactados no se adaptan a la realidad canaria y no son aceptados por los productores". Por último, Rodríguez Zaragoza expuso sus argumentos para que el seguro de tomate se haga cargo de los gastos derivados de la destrucción en Holanda y Reino Unido de siete millones de kilos de este producto, dañado por el temporal de diciembre, y del coste de unas semillas portadoras de "clarivactea".