Sucesos

Los restos mortales de Dónovan Párraga, enterrados ayer en Guadalajara

García Montes, abogado de la familia, manifestó no estar de acuerdo con que el niño haya muerto a causa de un accidente o por suicidio, sino que se decanta más por el homicidio.

EFE, Guadalajara
23/mar/03 10:04 AM
Edición impresa

Los padres de Dónovan Párraga, acompañados de familiares y amigos, dieron el último adiós a su hijo, cuyos restos fueron enterrados ayer en el cementerio municipal de Guadalajara, tras permanecer casi dos meses en el tanatorio de esta capital debido a la investigación judicial desarrollada para aclarar las causas de su muerte.

Los padres del niño cuyo cadáver apareció en una fosa séptica el pasado 23 de enero en Trijueque (Guadalajara), Gloria Rodríguez y Francisco Párraga, estuvieron arropados por numerosos familiares y amigos, entre ellos el Defensor del Menor de Madrid, Pedro Núñez Morgades, que desde la desaparición de Dónovan el 27 de febrero de 2002, se volcó en ayudar a la localización del pequeño, de 12 años.

Defensor del Menor

En declaraciones a los periodistas, Núñez Morgades expresó su dolor por el desenlace de este caso y se mostró contrario a la reapertura de las diligencias, que Francisco Párraga no descarta solicitar, como reiteró ayer su letrado, Marcos García Montes, a la salida del cementerio.

García Montes manifestó su intención de proseguir con la investigación de la verdad de las causas de la muerte del pequeño e insistió en que no están de acuerdo con que el niño haya muerto a causa de un accidente o por suicidio, como ha concluido el juez del caso, Pedro Javier Merchante, sino que, por el contrario, se decantan más por el homicidio. "Creemos que es un insulto a la inteligencia decir que ha sido un suicidio o un accidente, queremos saber la verdad y ésta ya está diagnosticada", sentenció García Montes, en alusión a la sangre encontrada en un calcetín del pequeño que, a su juicio, "nadie quiere ver ni comprobar".

Según el letrado, hay una serie de pruebas que en su opinión verifican que la hipótesis del homicidio es la "única seria, científica y congruente" y, por ello, "desde el punto de vista judicial vamos a llegar hasta donde haga falta, caiga quien caiga, para que resplandezca la verdad".

García Montes ha criticado el archivo provisional del caso por parte del juez Merchante, porque, según afirmó, "no tiene ningún sentido ni desde el punto de vista científico ni jurídico".

De momento, aunque los restos del pequeño Dónovan se encuentran ya en un nicho en el cementerio de Guadalajara, el archivo provisional del caso ha obligado a que se precinten en una caja de zinc, ya que el abogado del padre no descarta ninguna actuación futura sobre los mismos, que podría pasar por la solicitud de una tercera autopsia.

"Nosotros luchamos únicamente por la verdad, que parece ser que no es interés de este procedimiento", ha reiterado el letrado de Francisco Párraga, quien se ha quejado de que en este caso hayan sido ellos los únicos acusadores e interesados en que se investigue la verdad, mientras "los demás han estado de convidados de piedra".