Tenerife Sur

Dorta culpa a los promotores de El Mojón del estado de la entrada a Los Cristianos

Las administraciones públicas y los empresarios no llegan a un acuerdo sobre la cantidad de suelo que hay que ceder para construir un acceso soterrado y lo suficientemente amplio. Actualmente circulan por esta carretera unos 60.000 vehículos al día.

EL DÍA, Arona
23/mar/03 19:31 PM
Edición impresa
El consejero de Carreteras del Cabildo de Tenerife, Lorenzo Dorta, culpa a los promotores del Plan Parcial El Mojón de que aún no se haya mejorado el acceso a Los Cristianos desde la autopista. La falta de acuerdo entre los empresarios y las administraciones públicas implicadas se debe, presuntamente, a que los propietarios del terreno de la futura urbanización no están dispuestos a ceder el suelo necesario para hacer una entrada soterrada y amplia al citado núcleo turístico y residencial de Arona, así como a su puerto.

Cada día circulan por dicho enlace 60.000 vehículos en total. De ellos, únicamente 2.500 ó 3.000 son usuarios del recinto portuario. Se trata de una carretera de interés regional, cuya titularidad sigue correspondiendo a la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias.

Según Dorta, la corporación insular adjudicó hace más de dos años la mejora de la vía, que consistía en mejorar la calzada. Sin embargo, la obra nunca llegó a realizarse, ya que no existía un documento firmado por los propietarios de esa zona en el que autorizaran una ampliación de carriles efectuada hace más de ocho años.

Las calles

El diseño original del Plan Parcial contemplaba el trazado de calles que enlazaban directamente con el acceso a Los Cristianos, controlando el tráfico mediante semáforos.

Sin embargo, dicha solución fue rechazada tajantemente por los servicios técnicos del Cabildo, debido a que las retenciones hubiesen sido importantes y habrían llegado hasta la TF-1.

La propuesta alternativa fue hacer una entrada que pasara bajo las vías urbanas de la futura urbanización de El Mojón. Sin embargo, los organismos públicos rechazan una entrada encajonada entre muros de hormigón, ya que no se consideraba apropiado para una zona turística que quiere ofrecer calidad y buena imagen.

Una opción válida consistiría en crear taludes que sirvan de zonas verdes. Pero esta idea implica que la cesión de suelo para la carretera debe ser mucho mayor y los promotores no están dispuestos a realizar tal sacrificio.

Este periódico intentó conocer ayer la opinión de un representante de los empresarios, que declinó pronunciarse, de momento, sobre las críticas realizadas por Lorenzo Dorta.