Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sube a 2 muertos y 11 heridos la cifra de víctimas por el tiroteo en Estrasburgo leer

Bagdad está cerca


EFE, Londres
23/mar/03 14:11 PM
Edición impresa

Las fuerzas aliadas se hicieron fuertes ayer en el sur del Irak tras librar duros combates contra los soldados iraquíes, miles de los cuales se rindieron. Los aliados entraron en Basora, segunda urbe iraquí y clave para el control de la región meridional del país, donde fueron aplaudidos por la población local.

Los soldados británicos y estadounidenses asaltaron Basora después de que se rindiera la 51 División de Infantería del Ejército iraquí, integrada por unos ocho mil efectivos, a las afueras de la ciudad. Tanques estadounidenses de la primera fuerza expedicionaria de los Marines habían librado horas antes una dura batalla contra columnas de carros de combate iraquíes en las proximidades de la urbe.

Según la cadena de televisión árabe Al Yasira, unas cincuenta personas murieron por los bombardeos de la aviación aliada sobre esa ciudad, primer puerto del país y sede de muchas de las refinerías de petróleo iraquíes.

El jefe del Estado Mayor británico, Michael Boyce, confirmó en Londres que en las inmediaciones de Basora hay ya "muchos miles de prisioneros" de guerra, algunos de los cuales "están heridos y han sido tratados en nuestros hospitales ambulantes".

Boyce, que habló en rueda de prensa junto al ministro británico de Defensa, Geoff Hoon, indicó que la Séptima Brigada Acorazada británica se encuentra en la zona, pertrechada con 120 tanques y 145 vehículos militares blindados, para reforzar el control de una plaza tan importante.

La entrada de los aliados en Basora se produjo después de que los Marines de Estados Unidos ocuparan la ciudad sureña de Nasiriya, un importante nudo de comunicaciones entre Basora y Bagdad, tras batirse con fuerzas iraquíes.

Las tropas estadounidenses también se han apoderado de dos puentes cercanos a Nasiriya que cruzan el río Eufrates, de gran importancia estratégica porque facilitan el avance hacia Bagdad.

También en el sur, los británicos custodian los yacimientos petrolíferos. Boyce afirmó que Sadam ha colocado trampas explosivas en "prácticamente todas" las instalaciones petrolíferas y de gas natural del país.