Venezuela
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair cancela 190 vuelos este viernes por la huelga europea de tripulantes de cabina leer

La Fiscalía General pide al Supremo la detención del presidente de la patronal

Carlos Fernández había quedado en libertad el pasado jueves por orden del alto tribunal. La exigencia del Ministerio Público se extiende a seis altos ejecutivos de Petróleos de Venezuela. Todos ellos se encuentran a la espera de juicio por su participación en la huelga general.

SERVICIO ESPECIAL, Caracas
23/mar/03 1:58 AM
Edición impresa

La Fiscalía General del Estado solicitó ayer al Tribunal Supremo de Justicia que suspenda la medida que dejó en libertad al presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández y seis ex gerentes de Petróleos de Venezuela.

El ministerio público presentó ante el máximo tribunal una solicitud de amparo contra la sentencia de la Corte de Apelaciones, que liberó el jueves a Fernández, quien permanecía detenido en su residencia a la espera de un juicio.

El segundo amparo fue introducido contra la decisión de la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones por entender que con la anulación de la orden de captura contra seis ex ejecutivos del grupo estatal Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa) se violaron ciertos derechos constitucionales, entre ellos al debido proceso.

El diputado Darío Vivas se unió a la acción de la Fiscalía General para lograr la detención del presidente de la Fedecámaras.

La fiscal Luisa Ortega denunció que la medida de la Corte de Apelaciones violó los procedimientos debido a que no fue suscrita por uno de los tres jueces del tribunal quien debió ausentarse del juzgado por problemas de salud.

Uno de los jueces de la Corte de Apelaciones, Luis Lecuna, defendió la sentencia señalando que la medida fue refrendada por dos de los tres magistrados del tribunal.

Lecuna explicó que si el ministerio público completa las pruebas sobre el caso puede pedir nuevamente el arresto de Fernández para procesarlo por su participación en la huelga general.

Fernández, de 52 años, fue detenido el pasado 20 de febrero en un restaurante del Este de Caracas por miembros de la policía del Gobierno, y posteriormente fue arrestado en su residencia por orden de una juez aduciendo peligro de fuga.

El dirigente empresarial fue trasladado a mediados de esta semana a una clínica de Valencia, después de que médicos forenses determinaron que presentaba problemas cardiovasculares.