Santa Cruz de Tenerife

Acercar la SANIDAD

El Servicio Canario de Salud abrirá en breve un consultorio médico en Casas de la Cumbre, dentro del Parque Rural de Anaga.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/mar/03 2:01 AM
Edición impresa

Casas de la Cumbre es un caserío del Parque Rural de Anaga que cuenta con unos 200 vecinos. Para atender mejor a sus necesidades sanitarias, el Servicio Canario de Salud está a punto de abrir un consultorio médico.

Con una inversión de 30.000 euros, el SCS afronta en este momento el arreglo de algunos desperfectos causados por la humedad, a la espera del buen tiempo para rematar la construcción. Luego, la dependencia quedaría operativa con la dotación de un médico y un enfermero que atenderían, en principio, una o dos veces por semana.

La iniciativa se pone en marcha para evitar que los habitantes de este pequeño núcleo de Anaga tengan que desplazarse a centros de salud de Santa Cruz o La Laguna para ser atendidos.

La opinión vecinal

Fulgencio Ramos Jiménez es el presidente de la asociación de vecinos El Til de Casas de la Cumbre. A su juicio, "esta es una batalla de hace tiempo porque el consultorio está hecho hace unos seis o siete años. Ahora esperamos información desde el ayuntamiento para ver si por fin se convierte en realidad".

"Nos hace mucha falta, porque la gente tiene que acudir en caso de urgencias a La Laguna, a San Benito o al centro de la avenida de la Trinidad, e, incluso, hasta Santa Cruz". "Reivindicamos este consultorio - continuó - , pero también una farmacia en Anaga, por pequeña que sea, en un lugar estratégico para no tener que trasladarnos a la capital o a La Laguna".

Al margen del ámbito sanitario, Fulgencio Ramos argumenta que "aunque nos queda mucho por resolver, pienso que algo sí se ha hecho. Por ejemplo, la plaza, la iglesia, un depósito de agua de un millón de litros o la salida a la carretera general".

El dirigente vecinal acabó hablando del colegio, actualmente cerrado: "La zona se despuebla poco a poco y apenas quedan niños, predominando los mayores. Aquí no dejan prácticamente fabricar y la gente se marcha"; además "la agricultura no da para vivir y cuando da no se puede comercializar por problemas como el del transporte".