Venezuela

Liberado el comerciante canario secuestrado el pasado viernes

José Tabares, de 52 años de edad, denunció tras ser liberado que fue agredido y que los captores fueron militares. Aunque aseguró conocer a los mismos, se negó a revelar por el momento sus nombres.

ACN, Caracas
24/mar/03 2:02 AM
Edición impresa

El comerciante canario afincado en Venezuela, José Tabares Venasco, de 52 años, quien fue secuestrado y agredido el pasado viernes cuando se dirigía a su negocio Pizzas D'Walter, ubicado en la calle Principal, de San Luis, en la urbanización San Luis, Caracas, denunció ayer tras ser liberado que "quienes me secuestraron, son militares, yo sé quienes son, pero por ahora no voy a revelar sus nombres".

Ninguna comunicación oficial de las autoridades españolas han mencionado la existencia de este secuestro. Quizás por la presencia del fin de semana en medio de todo el suceso.

Mi ideal -continuó José Tabares Venasco en declaraciones a ACN Press- es seguir luchando por la libertad de este país. Ahora puedo decir con propiedad que no tengo miedo. Voy a descansar unos días y volveré a la Plaza Altamira, a seguir colaborando por la paz de muchos venezolanos.

Tabares Venasco, oriundo de Canarias, lleva más de 20 años en el país y 15 con el negocio de pizzas. Desde hacía cuatro meses colaboraba con la seguridad de la Plaza Altamira, centro de concentración para aquellos militares en desobediencia legitima contra el gobierno.

El pasado viernes a eso de las 05:30 de la mañana, José Tabares Venasco, fue secuestrado frente a su negocio. Allí varias personas armadas a bordo de un taxi Daewoo y un Jeep rústico, lo obligaron a entrar en uno de los vehículos. Una vez dentro fue cubierto su rostro con una chaqueta de color oscuro.

"Estuvieron conduciendo, durante cuarenta y cinco minutos. Me llevaron hasta un sótano, donde me golpearon por todas partes. Me despojaron de mis pertenencias, entre ellas de una pistola Zig Zawer. Luego de tenerme por espacio de 11 horas, me amenazaron si hablaba con la prensa, después me dejaron libre y vendado en el sector Laguneta, de Los Teques.

Allí busqué ayuda en un módulo de la Policía de Miranda. Los policías tan sólo me buscaron un taxi. Regresé al negocio sin dinero y sin documentación.

José Tabares Venasco dijo además que las personas que lo mantuvieron en cautiverio dijeron al principio que eran miembros de las FARC colombianas y que iban a solicitar por mi rescate 200 millones de bolívares.