Actualidad

Una tormenta de arena ralentiza el avance de la coalición hasta Bagdad


AGENCIAS, Bagdad/Kuwait
26/mar/03 14:11 PM
Edición impresa

La tormenta de arena y la lluvia que desde ayer afecta al norte de Kuwait y al sur de Irak, que podría intensificarse en las próximas horas, está retrasando a las fuerzas aliadas en su avance hacia Bagdad, debido a la falta de visibilidad para sus vehículos terrestes, helicópteros y aviones.

El sexto día de la Operación Libertad Iraquí amaneció con una fuerte tormenta que, según dijo ayer el servicio de meteorología de Kuwait, se intensificará a lo largo de las próximas 48 horas, para después desviarse hacia el este.

La batalla por Bagdad se inició cuando aún no se ha cumplido una semana de guerra y las cifras facilitadas por portavoces norteamericanos hablan de más de 500 iraquies muertos en los dos últimos días. Durante todo el día de ayer se intensificó los bombardeos contra los destacamentos de la Guardia Republicana en el llamado "cinturón rojo" de Bagdad.

Los mandos de la Comandancia Central Estadounidense (CENTCOM) anunciaron que los grandes carros blindados M1A1 Abrams se han colocado a unos 70 kilómetros de la ciudad. Soldados estadounidenses combatían contra los 20.000 efectivos que integran los batallones de la Medina de la Guardia Republicana, en las inmediaciones de la ciudad de Kerbala. Desde el aire, y a pesar de la tormenta, los aviones anglo-estadounidenses realizaron 1.400 incursiones de castigo.

A lo largo de la jornada tuvo especial relevancia el duro combate por el control del puente sobre el Éufrates, en An Najaf. La rápida acción de las tropas de EEUU evitó que las cargas colocadas por el ejército de Sadam fueran detonadas.

Unos 4.000 marines cruzaron el puente rumbo a Bagdad, tras mantener intensos combates en Nasiriya, a 350 kilómetros de la capital, donde los leales al presidente iraquí hacen frente a las tropas internacionales en las calles.

Basora, objetivo militar

La toma de Basora es uno de los grandes objetivos y la crudeza de los combates y la gran resistencia de la Guardia Republicana han hecho que la segunda ciudad en importancia de Irak sea declarada por el mando angloamericano "Objetivo militar".

Esta circunstancia ha provocado que las fuerzas de la coalición entraran para participar en la tan temida guerrilla urbana y el cuerpo a cuerpo contra el ejército iraquí.