Sucesos

Un cadáver permanece 69 días en una cámara frigorífica porque nadie lo reclamaba

El fallecido, supuesto toxicómano, usaba más de 20 identidades distintas y su cuerpo no fue reclamado por ningún familiar. Lo más curioso del caso es que había sido citado para una causa pendiente por un atraco a un taxista en Playa de las Américas en 1999.

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/mar/03 10:04 AM
Edición impresa

Un hombre con más de 20 identidades distintas, pero al que se le conocía como Jean Bassi, al parecer de origen argelino, que apareció muerto dentro de un jeep Land Rover, estacionado en la trasera de la Clínica San Juan de Dios de esta capital, fue enterrado el pasado martes, día 25 de marzo, aunque falleció el jueves, día 16 de enero de 2003, de muerte natural, después de permanecer 69 días en una cámara frigorífica en el Hospital de La Candelaria, según confirmaron a EL DÍA fuentes judiciales cercanas al caso.

El cuerpo, al no haber sido reclamado por ningún familiar, permaneció durante todos estos días en una cámara frigorífica del tanatorio del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, después de que se le hubiera practicado la autopsia correspondiente, a la espera de que alguien lo reclamara para darle sepultura.

Lo habitual, en los casos de indocumentados, es que el ayuntamiento donde fallece se haga cargo de los gastos funerarios, pero en el de Jean Bassi, al parecer, hubo un "despiste", permaneciendo el cuerpo en la cámara frigorífica

La grabación del acto del levantamiento del cadáver llevado a cabo el día 16 de enero de 2003 muestra el interior de un todoterreno en el que fue hallado el cadáver y cómo el fallecido se valía de dicho vehículo como vivienda. Asimismo, se encontró una pipa para fumar "crack" en la parte izquierda del asiento, una chaqueta negra colgada del espejo retrovisor y una garrafa de agua vacía en la parte baja del asiento del copiloto, donde además se encontraba recostado sobre una mochila negra el cadáver de Jean Bassi.

La muerte se produjo, como es habitual en los toxicómanos, por una insuficiencia cardíaca.

Al parecer, el citado vehículo le servía de cobijo y de lugar donde dormir al fallecido, dado que tenía algunas de sus pertenencias en su interior, como es el caso de una gorra en dos tonos de azul.

Para acceder al interior utilizaba una especie de llave que hacía las veces de manecilla.

Citación para un cadáver

Lo curioso del caso de la muerte de Jean Bassi no es solamente que permaneciera durante un período de 69 días en una cámara frigorífica de La Candelaria a la espera de su enterramiento, sino que tenía una causa pendiente para un juicio por atraco a un taxista en Playa de las Américas en 1999, para la cual había sido citado por el órgano judicial que entendía la causa.