Tenerife Norte

El Ayuntamiento portuense liquida sus cuentas con un saldo positivo de 2,4 millones

El remanente de tesorería del pasado ejercicio experimentó un crecimiento del 26% con respecto a 2001, lo que implica un resultado óptimo para el gobierno local.

EL DÍA, Puerto de la Cruz
3/abr/03 18:37 PM
Edición impresa
EL DÍA, Puerto de la Cruz

El remanente de tesorería del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz asciende a siete millones de euros, un 26% más que el registrado en 2001, según se puso de relieve en la reciente sesión plenaria de la corporación. El presupuesto de 2002 se liquidó con un saldo positivo de 2,4 millones de euros.

El concejal de Administración Financiera, Esteban Padilla, apuntó que "el resultado presupuestario puede considerarse óptimo, especialmente, si hacemos un análisis comparativo con la liquidación de las cuentas de 2001, ejercicio que terminó con un resultado negativo de 2,9 millones".

El remanente total de tesorería experimentó un aumento sustancial, puesto que asciende a 7,1 millones, es decir, casi un 26% más que el arrojado por la liquidación del presupuesto de 2001. En aquella ocasión, el remanente era de 5,7 millones de euros.

Durante el ejercicio de 2002, el total de pagos realizados por la corporación en relación a las obligaciones reconocidas netas fue de 95,84%, mientras que en 2001 fue del 95,20%. Asimismo, la capacidad recaudatoria con relación a los derechos reconocidos fue del 87,08%.

A juicio de Esteban Padilla, "los datos de la liquidación confirman las previsiones del grupo de gobierno, que ya había anunciado, en una comparecencia pública celebrada en octubre del pasado año, que el cierre del ejercicio permitiría apreciar un nuevo saldo positivo en el remanente de tesorería".

"La evolución de la economía municipal - señaló el edil - se ajusta a los objetivos trazados al comienzo del presente mandato, que consistían en la administración responsable y austera de los recursos para lograr así la estabilidad de la hacienda del ayuntamiento".

Padilla afirmó que la liquidación presupuestaria del ejercicio de 2002 refleja el rigor con el que se han gestionado los fondos públicos.