Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
Amenazó con quemar un centro de salud grancanario si no le prescribían ansiolíticos leer

Urbanismo plebiscitario

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Tacoronte se compromete a modificar el Plan General de Ordenación, que considera muy agresivo con el territorio local, constituir un órgano participativo que decida los cambios y hacer una consulta popular en busca del respaldo vecinal.

EL DÍA, Tacoronte
3/abr/03 18:37 PM
Edición impresa
EL DÍA, Tacoronte

El espíritu de democracia participativa de Sao Paulo (Brasil) parece que está invadiendo las conciencias de algunos políticos y partidos isleños. Tras la apuesta explícita por el modelo de presupuestos populares que se hace en la ciudad brasileña del principal grupo opositor en La Orotava (IPO-LV), es ahora el PSOE de Tacoronte el que se compromete a modificar el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio y dejar que sean los ciudadanos los que ratifiquen o rechacen esos cambios en una consulta posterior, en línea con las teorías democráticas de vanguardia.

La primera medida que tomaría el Grupo Socialista en caso de acceder al poder sería paralizar la revisión del actual PGO. Luego lo modificaría "en profundidad" por entender que se fundamenta en una visión desarrollista del urbanismo, especulativa y agresora del medio agrícola y natural. Constituiría un órgano colegiado que propicie la participación de todas las instituciones sociales tacoronteras y sería este estamento el que organizaría el referéndum si lo creyese oportuno.

Los socialistas se marcan como objetivo la salvaguardia del suelo rústico, promover una ciudad "con mayor calidad urbana", crear viviendas sociales y de protección oficial en el casco y en los barrios según la demanda existente, y frenar el "crecimiento masivo de chalets adosados que no pueden ser adquiridos por los residentes". El PSOE prefiere preservar el carácter de ciudad campo de Tacoronte, sus valores paisajísticos, históricos y socioculturales, alejándose de la apuesta por una localidad "dormitorio".

Recuperar "los logros"

El grupo que dirige Tomás Regalado pretende recuperar los "logros" de la etapa de gobierno socialista, en la que se intentó "conservar el territorio, sus costas, el paisaje tradicional mediante el vino, ofrecer alternativas innovadoras" a la autoconstrucción, promover viviendas sociales para las personas necesitadas y limitar "al máximo" la especulación inmobiliaria.

Esa línea urbanística "ha sido pervertida por el gobierno de CC, que ha buscado más el beneficio de las constructoras que el bien general".

Ejemplos del "desarrollismo"

Como ejemplos de esta situación en los últimos ocho años, cita el "crecimiento urbano desmedido" que se ha dado en la zona de La Caridad; las viviendas del barrio Las Toscas; la urbanización de la explanada de Mesa del Mar, la colmatación de viviendas en el entorno de Santa Catalina y las nuevas promociones de vías en La Estación.