Actualidad

Bagdad espera la batalla final


Agencias, Bagdad
6/abr/03 14:11 PM
Edición impresa

Bagdad era ayer una ciudad desierta donde únicamente circulaban vehículos con milicianos armados con kalashnikov. Explosiones, tableteo de ametralladoras y los gritos de los acólitos de Sadam Huseín eran los sonidos de una ciudad que se prepara para la gran batalla. Sobre sus cabezas sólo la cortina de humo de los edificios en llamas o de las piscinas de petróleo para dificultar la visión de los aviones estadounidenses que patrullan, con un bronco sonido, el espacio aéreo de la capital. Una misión que a partir de ahora será de 24 horas.

¿Han llegado los aliados? Ésa es la pregunta que se hacía todo el mundo en la ciudad. Muy pocos los vieron entrar y después retirarse en una maniobra táctica para comprobar la capacidad de reacción de las defensas iraquíes. Mientras que las radios extranjeras informaban de la toma del aeropuerto, ahora llamado Internacional de Bagdad, el régimen insistía en que la Guardia Republicana lo había vuelto a conquistar. De hecho, el Gobierno de Sadam preparó una "excursión" de periodistas para visitar lo que parecía el barrio próximo, para mostrar los restos de dos carros blindados de la Tercera División de Infantería. Incluso, un guardia republicano alardeaba de haber encontrado un disco compacto que mostraba a todo el mundo.

Según confirmó el mando aliado en Doha, un comandante estadounidense que viajaba en uno de los carros resultó muerto y dos soldados heridos.

En la guerra por la información, fuentes del Gobierno aseguraron que sus tropas tienen rodeados a los estadounidenses al oeste del aeropuerto y pronto terminarán con las tropas. Sin embargo, ese viaje prometido a la prensa internacional no llegó a realizarse.

Los cadáveres de los soldados iraquíes tendidos sobre el asfalto aparecían a un lado y otro de la calle en los barrios periféricos donde la incursión de una columna de blindados norteamericanos provocó el enfrentamiento con la defensa iraquí. El balance es de un millar de guardias republicanos muertos durante la primera toma de contacto de los aliados con la ciudad.

Los rumores de que los estadounidenses habían penetrado en el casco urbano fueron contrarrestados de inmediato por el Ministerio de Información. En el sector de Dora Yarmuk, al sudoeste de Bagdad, sus habitantes huían tras haber soportado durante la noche los combates en las inmediaciones de sus casas.

La calma al oeste del Tigris, donde se encuentran los edificios oficiales, fue rota a primeras horas de la noche de ayer por la explosión de un misil, mientras que en el horizonte se alzaban las llamaradas que parecían dar más calor a la tórrida temperatura que se registró durante la ciudad en la jornada. Los bombardeos aliados de primeras horas de la mañana alcanzaron objetivos muy próximos al hotel Palestina, "cuartel general" de parte de la prensa extranjera.

Imágenes falsas

El ministro iraquí de Información, Mohamed Said Al Sahaf, calificó de "completamente infundadas" y de "difamación" unas imágenes distribuidas por una televisión estadounidense que mostraban tropas de EE UU dentro de lo que parecía un barrio del sur de Bagdad.

Al Sahaf, entrevistado por la cadena de televisión árabe Al Yasira, dijo que esas imágenes no eran ciertas.

"La zona mostrada en la grabación no es un barrio del sur de Bagdad. Creo que eran las afueras de Abughreb", a una treintena de kilómetros de Bagdad.

Al Yasira había mostrado las imágenes, distribuidas por otra cadena, de varios soldados americanos en una calle arbolada, registrando varias casas sin encontrar oposición alguna.

El ministro también negó otra información según la cual 600 voluntarios árabes han resultado muertos en Kut por los bombardeos de la coalición, y que hubiera siquiera un campamento de entrenamiento de voluntarios.