Sucesos

Un intoxicado tras una fuga de ácido clorhídrico en el Dique del Este

El accidente provocó que se pusiera en marcha el plan de emergencias y se procedió al desalojo de esa zona del puerto y al cierre de la autovía de San Andrés y de la vía de servicio portuario.

EL DÍA, S/C de Tenerife
8/abr/03 10:05 AM
Edición impresa

Un derrame de ácido clorhídrico en el Dique del Este pudo haber causado una tragedia de no ser por la rápida intervención de la Policía Portuaria, bomberos de la Capital tinerfeña y los propios operarios de la empresa afectada, quienes tomaron las pertinentes medidas de seguridad ante un escape de esta envergadura.

El accidente tuvo lugar sobre las 11:30 horas de ayer en la concesión de la empresa Ascanio Químicas, en el Dique del Este del puerto capitalino, cuando un camión - cuba realizaba el trasvase a uno de los tanques y a una de las válvulas de escape se le rompió una de las llaves de seguridad, lo que originó una nube de ácido clorhídrico. Este producto, muy corrosivo, afecta tanto a las vías respiratorias como a las mucosas, la piel y los ojos.

Debido a la fuga de este compuesto, uno de los operarios de Ascanio Químicas se vió afectado por la inhalación de los gases, por lo que fue evacuado rápidamente a un centro médico para tratar la intoxicación, que aparentemente no reviste gravedad.

Tras saltar la voz de alarma, Puertos de Tenerife activó su Plan de Emergencia Interior, procediendo a evacuar la zona y cerrando al tráfico tanto la vía de San Andrés como la Vía de Servicio del Puerto, (ésta última se abrió a la una y media de la tarde, una hora después que la Vía de San Andrés).

El derrame de ácido clorhídrico quedó neutralizado sobre las 12:30 horas de la mañana tras verterse bicarbonato sódico y carbonato cálcico.

Dos unidades de los bomberos de Santa Cruz se desplazaron hasta el lugar provistos de los trajes NBQ (Nuclear, Bacteriológico y Químico), aunque los agentes no hicieron uso del mismo.

Una fuente de este servicio señaló a EL DÍA que cuando llegaron el ácido estaba a punto de colarse por una alcantarilla, por lo que luego se hubiese filtrado al mar. Para evitar que esto ocurriera emplearon bicarbonato sódico y carbonato cálcico.

Con posterioridad, miembros de la Autoridad Portuaria y de Ascanio Químicas realizaron los últimos trabajos en la zona, básicamente la limpieza con agua de los restos de productos. Aparte de los bomberos, acudieron personal portuario, unidades de la Policía Local, Guardia Civil y efectivos del 112.