Actualidad

Un bombardero destruye un área residencial tras detectar a Sadam


EFE, Washington
9/abr/03 14:11 PM
Edición impresa

Un avión estadounidense bombardeó ayer un sector residencial de Bagdad donde existía la posibilidad de que se encontrasen Sadam Husein y sus dos hijos. Los servicios secretos norteamericanos comunicaron que en ese momento se celebraba una reunión en un barrio de clase alta de la capital a la que asistían mandos del ejército iraquí. Según esas informaciones, entre los asistentes probablemente se hallase el líder iraquí.

Hasta ayer no existía confirmación de que el presidente Sadam Husein o sus dos hijos, Uday y Quday, hubieran resultado muertos como consecuencia de un ataque que fue llevado a cabo por un bombardero B-1 que lanzó no más de cinco bombas de una tonelada de peso, toda ellas con la capacidad de penetrar el blindaje de los búnkers. La zona bombardeada quedó totalmente destruida.

Al iniciarse la intervención militar angloestadounidense en Irak, el 19 de marzo, el presidente de EE UU, George W. Bush, ordenó un ataque similar contra un sector urbano de la capital iraquí donde también se creía que se encontraban Sadam Husein y sus hijos. Dicho ataque, como el de ayer, tuvo su origen en informaciones del espionaje norteamericano.

Los servicios de inteligencia estadounidenses interceptaron lo que creyeron que podría ser una conversación entre el presidente iraquí, Sadam Husein, y sus consejeros, en la que hablaban sobre la manera de huir de Bagdad, lo que provocó la reacción de las fuerzas norteamericanas.

Doce minutos después de que los servicios secretos informaran de la intercepción de esta conversación, un bombardero supersónico B-1 que se encontraba en misión en el desierto al oeste de Irak fue desviado para bombardear un objetivo en el barrio acomodado Al Mansur, en Bagdad.

El subdirector de Operaciones del mando militar, general Vincent Brooks, dijo ayer que "no se dispone de confirmación" de que Sadam haya muerto en el bombardeo. Explicó que "recibimos informaciones creíbles de tres fuentes distintas que indicaban que se estaba celebrando esa reunión; vimos que había una oportunidad y decidimos aprovecharla."

En una rueda de prensa conjunta en Irlanda del Norte con el primer ministro británico, Tony Blair, el presidente estadounidense, George W. Bush, indicó que no está seguro de si Sadam Husein había sobrevivido al ataque.