Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Pacto de Toledo cierra un acuerdo para actualizar la pensión solo con el IPC leer

El 47% de los españoles da un aprobado a la sanidad, según publica el CIS

La burocracia, las listas de espera y la falta de información son los tres puntos oscuros de la sanidad pública española, según el barómetro de salud de 2002 elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas, en el que se da un 5,9 al funcionamiento de los servicios.

EFE, Madrid
9/abr/03 3:39 AM
Edición impresa

Los españoles otorgan una nota de 5,94 sobre diez a los servicios sanitarios y el 47,7 por ciento considera que funcionan bien, aunque son necesarios algunos cambios, según el barómetro de salud de 2002 realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La ministra de Sanidad, Ana Pastor, quien presentó ayer la encuesta, se mostró convencida de que muchos de los problemas detectados por los ciudadanos encontrarán una respuesta en la nueva Ley de Cohesión y Calidad.

En general, destaca la buena opinión sobre las tecnologías y los profesionales sanitarios, pero se constata insatisfacción con las trabas burocráticas, las listas de espera y la falta de información.

La sanidad sigue siendo el asunto que mayor interés despierta en los ciudadanos (31 por ciento), seguido de la educación (21,8) y la seguridad ciudadana (15,6).

Según el sondeo, el 27,3 por ciento de los españoles considera que se necesitan cambios fundamentales en la sanidad, aunque algunas cosas funcionan; y el 18,4 cree que, en general, marcha bastante bien.

Destacan las diferencias que perciben en las prestaciones; el 51,7 por ciento cree que la atención varía entre zonas rurales y urbanas y el 39 por ciento aprecia diferencias entre comunidades autónomas.

Para el 51,6 por ciento, en los últimos años la atención primaria ha mejorado, para el 48 por ciento lo ha hecho la atención hospitalaria y el 44,8 por ciento aprecia mejoras en la atención especializada.

Según el sondeo, durante el último año los españoles acudieron una media de 6,69 veces al médico de cabecera.

Trato y tecnología

Las mejores notas en atención primaria la obtienen la cercanía de los centros (7,39), el trato recibido (7,23) y la confianza que transmite el médico (7,10), mientras que las peores son para el tiempo de espera antes de entrar en la consulta (5,42) y los trámites para acudir al especialista (5,63).

El 60 por ciento de los encuestados acudió en el último año al especialista, con una media de 2,42 veces en el sistema público y de 2,48 en el privado.

Los aspectos más satisfactorios son el equipamiento y la tecnología (6,86 sobre 10), el número de especialidades (6,8) y el trato (6,63) y de nuevo la peor calificación va para la facilidad para conseguir cita (4,89) y el tiempo de espera antes de entrar en consulta (4,99).

En los hospitales públicos vuelve a destacar la alta valoración de la tecnología y del personal y la insatisfacción se refleja en el tiempo de demora de los ingresos no urgentes (nota de 4,11) y en el número de personas que comparten habitación (5,24).

Tiempos máximos

El 37,7 por ciento reconoce que en el 2002 acudió a urgencias, principalmente porque el problema ocurrió fuera del horario de consulta de su médico (31,3 por ciento), por creer que las urgencias son más rápidas (28,8) y porque el médico de cabecera lo recomendó (16,6).

El 89 por ciento de los encuestados relaciona las listas de espera con el ingreso hospitalario para una operación y con las consultas especializadas; el 46,6 por ciento cree que están igual que hace un año, el 27 que han mejorado y un 9 que han empeorado, aunque el 41,6 por ciento dice que conoce que las autoridades sanitarias están llevando a cabo acciones para mejorarlas.

Pastor avanzó que junto al real decreto que homogeneizará los criterios sobre listas de espera se prepara otro para fijar los tiempos máximos de demora y respecto a la insatisfacción de los ciudadanos por el acceso a la atención especializada elogió el sistema implantado en Navarra.

Las peores calificaciones al sistema público las otorgan los encuestados a la información que facilitan los servicios sanitarios, sobre todo respecto a sus derechos y a las vías de reclamación. Respecto a la atención sociosanitaria, el 30,4 por ciento de los encuestados cree que la forma más adecuada de atender a personas dependientes es ingresarlas en un centro, mientras que el 23 por ciento apuesta por la familia.