Vivir

El Parlamento recomienda fijar una renta mínima de subsistencia

La comisión encargada de estudiar la pobreza y la exclusión social de Canarias propone también en su dictamen la revisión de las pensiones y programas específicos para los empleados inestables, entre otras medidas de atención a las personas sin techo o con enfermedades mentales.

EFE, Santa Cruz de Tenerife
9/abr/03 3:39 AM
Edición impresa

La comisión parlamentaria que estudia la pobreza y la exclusión social de Canarias recomendó ayer al Gobierno autónomo que fije una renta mínima de subsistencia o una renta mínima de inserción.

El presidente de esta comisión, Pablo Matos, que indicó que este dictamen será remitido a las administraciones canarias, subrayó que la renta mínima que debe establecer el Gobierno debe tener un carácter insular y de esta forma ajustarse a los precios reales de cada Isla y evitar situaciones injustas.

La fijación de esta renta, dijo Matos, serviría no sólo para determinar el número de canarios que se encuentran en una situación de pobreza, sino también para determinar la cuantía de las ayudas que se precisan.

Para los mayores, jubilados y pensionistas, la Comisión recomienda un estudio y revisión de las pensiones, mientras que para los trabajadores inestables el informe aconseja diseñar programas específicos destinados a la cualificación profesional y políticas de incentivos para mejorar la calidad.

Respecto a la exclusión social, Matos dijo que la Comisión recomienda un aumento de los recursos destinados a la atención domiciliaria ya que opina que las plazas en las residencias geriátricas, que son escasas, deben ser para personas con gran dependencia o con enfermedades crónicas.

Matos indicó que con respecto al colectivo de personas sin techo, la comisión considera necesario incrementar los recursos destinados a este colectivo y en concreto cita los albergues, centros de día y comedores.

Además estima que estos centros deben servir de referencia para el seguimiento de estas personas y si hiciera necesaria la asistencia psicosocial especializada.

En cuanto a los inmigrantes ilegales que no están controlados, Matos dijo que la comisión estima que se necesitan medios para un mayor control así como su inclusión en los procesos ordinarios de la Ley de Extranjería.

La comisión parlamentaria también echa de menos más camas para enfermos mentales y recursos como los centros de día al tiempo que constató el desbordamiento de los servicios de salud mental.

Sobre los recursos, Matos indicó que se ha constatado que se encuentran en la administraciones más alejadas de los ciudadanos mientras que los ayuntamientos son los que soportan mayor presión asistencial.

Por ello pide una reconsideración de la distribución competencial, concentrando cada competencia en la administración con más posibilidades de éxito en su gestión al tiempo que recomienda que se eviten duplicidades.

Unificar los planes

Asimismo, Matos explicó que la Comisión ha constatado que existen numerosos planes de erradicación de la pobreza y entiende que se deben unificar, hacerlos más flexibles, concentrados y transversales, en que participen diferentes administraciones con una mayor coordinación.

El liderato de esta política, dijo el presidente de la comisión, lo debe tener la Comunidad autónoma.

En el dictamen de la Comisión también se alude a las organizaciones no gubernamentales, que realizan muchas de las actuaciones en esta materia, y al respecto pide que los conciertos con estas entidades sean plurianuales para dar mayor estabilidad en la prestación del servicio y al mismo tiempo asegurar la cualificación profesional.