Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Torra dice que defenderá hasta "las últimas consecuencias" la libertad de expresión leer

Condenado a un año de prisión por agredir sexualmente a una menor extranjera en Puerto Colón


EL DÍA, S/C de Tenerife
10/abr/03 10:05 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La Audiencia Provincial de Santa Cruz ha condenado a Juan Manuel M.A. a un año de prisión al considerarlo autor de un delito de agresión sexual a una extranjera en Las Américas, en octubre de 1998.

Según consta en la sentencia "sobre las tres de la mañana del día 30 de octubre de 1998, una ciudadana inglesa de 15 años se encontraba en la playa de Puerto Colón (Playa de Las Américas), en compañía de dos jóvenes, cuando vio acercarse a Juan Manuel M.A. y a otro amigo, a los que conocía de haber coincidido con ellos en noches anteriores en un bar". La víctima los llamó y los dos jóvenes se acercaron y comenzaron a hablar. Transcurridos unos instantes, el acusado y la víctima empezaron a besarse y a acariciarse, abandonando el lugar dos de los cuatro hombres.

Poco después, el procesado se bajó los pantalones e intentó continuar con el contacto sexual, pero la mujer se negó a ello. Sin embargo, el inculpado, aprovechando su fortaleza frente a la mujer, desatendió su negativa y su resistencia con empujones y golpes.

El acompañante de este joven presenció la situación acercándose a la pareja y agarrando al acusado, al tiempo que le decía que dejara a la víctima. En el forcejeo, el joven que intentaba que terminara la agresión sexual cayó al suelo y la mujer aprovechó para salir corriendo.

La Sala estimó que no estaba acreditado que la violencia ejercida por el procesado tuviera como intención el acceso carnal.

Absuelto el acompañante

El Ministerio Fiscal modificó sus conclusiones y retiró la acusación que mantenía contra el acompañante del acusado, pero la mantuvo contra Juan Manuel M.A. como autor de un delito de agresión sexual, solicitando una pena de cinco años de prisión.

Por su parte, la defensa pidió la libre absolución para su patrocinado.

La Sala de la Audiencia Provincial estimó que la confesión del acusado probaba los hechos, ya que el inculpado manifestó que mantuvo contacto sexual con la víctima, aunque él lo entendió como consentido. Sin embargo, el otro joven dijo que la víctima quiso interrumpir el acto e incluso con gritos y clara resistencia. Además, el testimonio prestado por un guardia jurado que estaba por la zona corrobora que la joven se resistió.