Vivir

Acebes garantiza las repatriaciones de los irregulares desde Canarias

El ministro de Interior aseguró que se va a continuar la política de inmigración, "que tan buenos resultados ha dado", en respuesta a una pregunta de la senadora de Coalición Canaria Claudina Morales, a la que señaló que la sentencia del Tribunal Supremo no impide esta medida.

EFE, Madrid
10/abr/03 3:47 AM
Edición impresa

El ministro de Interior, Ángel Acebes, insistió ayer en el Senado en que "la política de inmigración en Canarias, que ha dado buenos resultados, va a continuar" y la sentencia del Tribunal Supremo "no impide que se siga procediendo a la repatriación de los irregulares interceptados".

El ministro respondió así en el pleno del Senado a una pregunta de la senadora de Coalición Canaria Claudina Morales sobre las medidas urgentes previstas por el Gobierno para evitar que se vuelvan a producir situaciones como las que en años anteriores dificultó hacer efectiva la repatriación de los inmigrantes expulsados de la Comunidad Autónoma.

Acebes explicó que la sentencia, que anula 11 artículos del reglamento de Extranjería, "lo que hace es declarar la insuficiencia del rango de la norma parlamentaria" pero "no impide que sigamos procediendo a la repatriación de los inmigrantes irregulares interceptados, que permanecerán en dependencias policiales un plazo máximo de 72 horas al efecto de proceder a su identificación".

"Si en dicho plazo - dijo el ministro - no puede ser llevado a efecto la devolución se incoará un expediente de expulsión".

Por su parte, la senadora de Coalición Canaria explicó que en el 2002 más de diez mil personas intentaron llegar a través de pateras a suelo europeo y "este hecho inicialmente imprevisible dio lugar a problemas para hacer efectiva la repatriación de estas personas".

La senadora añadió que "después de reiteradas quejas de las autoridades canarias se obtuvo una respuesta satisfactoria de la Administración del Estado, que a partir del verano de 2002 ha venido desarrollando un programa de devolución de la mayoría de las personas llegadas en embarcaciones procedentes de Africa". "Este cambio de ritmo - añadió Morales - ha permitido que las calles de las Islas dejen de ser un improvisado centro de acogida de inmigrantes".

No obstante, la senadora agregó que la publicación de la sentencia del Supremo, en marzo, "despertó una honda preocupación en muchos sectores de la sociedad canaria por cuanto parecía limitar la intervención de la Administración en el control de las medidas que encauzan esos flujos".