Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Madrid sin Cristiano también intimida leer

Turquía exige a EE UU que las milicias kurdas abandonen Kirkuk


EFE, Ankara
11/abr/03 14:11 PM
Edición impresa

El ministro de Exteriores turco, Abdulá Gul, pidió ayer al secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, garantías de que los grupos kurdos que entraron ayer en Kirkuk no se quedarán allí y no entrarán en Mosul. Ankara ha manifestado en varias ocasiones que no aceptaría que guerrilleros kurdos entraran en Kirkuk y Mosul, dos ciudades que Turquía considera turcomanas, y ha llegado a amenazar con el envío de tropas al norte de Irak si se cruzan las "líneas rojas".

Según informaron fuentes turcas, Powell le aseguró a Guel que "en las próximas horas habrá más tropas de EE UU en la zona y los kurdos serán expulsados". Turquía, que enviará observadores militares para comprobar la salida de los milicianos, ha citado como posibles razones para una intervención militar en el norte de Irak la creación de un Estado independiente kurdo, ataques contra la población turcomana y contra las tropas turcas o actividades terroristas dirigidas contra Turquía.

Turquía tiene una población kurda de 12 millones de personas y teme que un Estado independiente kurdo en el norte de Irak lleve a la desestabilización de su territorio, así como a Siria e Irán, que también cuenta con población kurda.

Washington había dicho anteriormente a Ankara que Kirkuk y Mosul estarían bajo control de las tropas estadounidenses y que no permitirían a los kurdos entrar. El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, afirmó ayer que están en contacto con funcionarios del Gobierno de Turquía y con iraquíes de la oposición a Sadam Huseín en el norte, y aseguró que "es justo decir que las fuerzas de EE UU tomarán el control de Kirkuk".

Las milicias kurdas entraron ayer em Kirkuk sin encontrar apenas resistencia y entre el júbilo de sus habitantes. Los kurdos consideran a esta ciudad su "capital histórica", aunque quedó fuera de la región autónoma creada en 1991.

Un convoy de más de cien vehículos con varios miles de "peshmergas" kurdos, que enarbolaban las banderas verdes y amarillas de sus formaciones políticas, atravesaron las principales calles de la ciudad hasta llegar al centro sin tener que usar sus armas.

La ciudad "está bajo control", aseguró un comandante de las milicias kurdas, que han recibido el apoyo de un grupo reducido de las fuerzas estadounidenses desplegadas en el frente norte.