Santa Cruz de Tenerife

Las primeras 61 viviendas para los damnificados ya tienen financiación

De los 171 hogares que es necesario reponer, 159 pertenecen al municipio de Santa Cruz y 12 al de La Laguna. Para poder cubrir todas las demandas se propone una fórmula en la que la consejería aporte el 90% del coste y los municipios afectados el 10% restante.

EL DÍA, S/C de Tenerife
12/abr/03 4:02 AM
Edición impresa

Obras Públicas y el Ayuntamiento de Santa Cruz han firmado un convenio para construir 61 viviendas de protección oficial destinadas a los damnificados que perdieron su hogar en el temporal del 31 de marzo de 2002, ya que la mayoría de ellos siguen acogidos por la corporación desde entonces.

Un total de 171 familias damnificadas necesitan una nueva vivienda. De ellas, 159 pertenecen a Santa Cruz y 12 al municipio de La Laguna. Además del convenio firmado ayer con el alcalde de la capital, Obras Públicas llevará a cabo otro de similares características con la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, con el fin de construir cinco hogares más en Aguere.

Posteriormente, Obras Públicas tiene previsto formalizar otros convenios con los dos ayuntamientos hasta completar la totalidad de las demandas de los damnificados. Para este caso se propone una fórmula de financiación en la que Obras Públicas aporte el 90% del coste y los municipios afectados el 10% restante.

Las nuevas viviendas se ejecutarán en los barrios de los propios damnificados, con el fin de no desarraigar a estas familias del entorno en el que se han formado.

Viviendas Municipales se encargará de su construcción en terrenos que ofrezcan garantías de seguridad. En este sentido, el ayuntamiento ha asegurado que ya tiene definidas las parcelas en casi todos los barrios afectados.

En concreto, en la parte baja de La Alegría se edificará en breve un bloque de viviendas con capacidad para más de sesenta familias, que podría correr a cargo del convenio recién firmado entre Obras Públicas y el ayuntamiento.

Por el contrario, en otras zonas de la capital, todavía no se han definido las parcelas en las que se construirán las casas. El ayuntamiento está a la espera de los datos que aporte el estudio de las laderas del municipio, sobre todo, para conocer las zonas de alto riesgo.