Vivir

Investigadores tinerfeños constatan que la fase lunar no incide en los actos violentos

Un estudio del hospital de La Candelaria recoge el análisis de 1.100 casos de pacientes atendidos durante un año en el servicio de urgencia por haber sufrido actos violentos o agresiones.

EFE, S/C de Tenerife
13/abr/03 4:12 AM
Edición impresa

Investigadores del Hospital Universitario de La Candelaria han constatado en un estudio que la fase lunar no tiene incidencia en la frecuencia de actos violentos.

Este estudio, realizado por el médico de urgencias de La Candelaria Salvador Nuñez, por la epidemióloga Lina Pérez y por el matemático Jaime Aguirre, pertenecientes a la unidad de investigación del centro sanitario, recoge el análisis de 1.100 casos de pacientes atendidos durante un año en el servicio de urgencia por haber sufrido actos violentos o agresiones.

Salvador Nuñez indicó a "Efe" que en el estudio, que ha sido publicado en la revista "European Journal of Emergency Medicina" y que ha recibido este año el premio científico que convoca el centro sanitario, deja claro que esta creencia popular tiene mas que ver con la curiosidad literaria que con una visión científica sólida.

Explicó que el estudio partió de un informe sobre los casos de violencia, especialmente doméstica, y a partir de los datos obtenidos en éste se hizo una correlación con las fases lunares ya que, dijo, en los mismos servicios de urgencias cuando hay luna llena o alguna fase lunar especial se dice "hoy habrá movida".

Agregó que se quería saber qué había de verdad en ese mito popular de la influencia de la luna en los comportamientos agresivos y que ha dado lugar a que a lo largo de la historia se haya asumido la creencia de que la luna puede provocar trastornos en la fisiología y en la conducta.

Para ello, los investigadores partieron de la bibliografía existente, que va desde los tratados del enciclopedista romano Plivio el Viejo, en los que expresa su convicción en la influencia de la luna llena sobre la naturaleza humana, pasando por autores de la Edad Media como Pietro Abano, que relacionó determinadas fases lunares con la curación de dolores agudos.

Cambios fisiológicos

Además, Nuñez explicó que hay publicaciones modernas que comentan que las fases lunares influyen en el comportamiento de las personas, pero indicó que en ellos no se tiene una constancia estadística de que es así.

Señaló que para realizar este trabajo se analizaron las lunas en las fases de llena, nueva e intermedia, y se constató que no existe ninguna tendencia entre la luminosidad lunar y el número de víctimas por violencia.

En su opinión, el comportamiento humano está sometido no solo al ciclo lunar, sino a numerosos ciclos biológicos, y entre ellos está el llamado circadiano, que representa el "reloj biológico" del hombre que controla la producción de determinadas hormonas producidas durante periodos de noche y de día y que suponen cambios fisiológicos.

El médico declaró que, además, con este trabajo, y ante la preocupación social por la violencia, se quería constatar sus causas y así poder establecer medidas preventivas si se comprobaba que existen determinados momentos en los que hay más riesgos de producirse actos violentos.

Consideró que se trata de un trabajo "sencillo" y estimó que su principal valor es el procesamiento estadístico que se le ha aplicado, que es matemático e innovador y que no se ha empleado en otros estudios que avalan que la fase lunar interviene en comportamientos violentos.

Salvador Nuñez explicó que solo un uno por ciento de los casos de violencia estudiados estarían explicados por la fase lunar.