Actualidad
LO ÚLTIMO:
Varios civiles y al menos cuatro terroristas muertos en un ataque durante un desfile militar en Irán leer

EE UU entra en Tikrit y se enfrenta a los últimos focos de resistencia iraquí


EFE, Doha
14/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

Las tropas estadounidenses llegaron ayer a Tikrit, la ciudad natal de Sadam Husein, donde el mando aliado ha centrado sus operaciones en combatir lo que parecen los últimos focos de resistencia del derrocado régimen iraquí. Tomy Franks, comandante en jefe de las fuerzas aliadas, afirmó que no encontraron resistencia a su llegada a la última ciudad de importancia que aún no está bajo control de EE UU, aunque periodistas en la zona dieron cuenta de enfrentamientos con tropas iraquíes apoyadas por carros de combate a las afueras.

Antes de lanzar el asalto por tierra sobre Tikrit, la aviación aliada bombardeó posiciones claves de las fuerzas iraquíes y de la Guardia Republicana en esa localidad, que podrían ser el principal centro de los servicios secretos de lo que queda del gobierno iraquí.

El avance hacia Tikrit se produjo después de que tropas de la Cuarta División de Infantería mecanizada de EE UU, considerada la más moderna del Ejército norteamericano y que no había entrado en combate desde la guerra de Vietnam, se incorporasen al campo de batalla iraquí desde Kuwait. En los últimos días, el mando aliado insistió en no considerar esa ciudad del norte de Irak como la última etapa de la guerra.

Aunque un portavoz del mando central dijo que en Tikrit los aliados "no han encontrado por ahora resistencia, pero la operación continúa", y añadió que "tampoco se han visto fuerzas iraquíes, aunque sí han dejado abandonado equipos militares". Algunos periodistas que viajan con las tropas alidas dijeron que hubo ataques estadounidenses desde helicópteros de combate tipo Cobra contra unos 2.500 soldados iraquíes.

A primeras horas de la mañana, varias televisiones mostraron imágenes de calles desiertas con vehículos blindados y otro material militar abandonado, mientras se oían disparos de armas ligeras.

Tikrit, situada a unos 160 kilómetros al norte de Bagdad, es considerada como un reducto leal a Sadam Husein no sólo por ser su ciudad natal, sino también porque de ella procedían buena parte de quienes ocupaban cargos relevantes en el derrocado régimen iraquí, que con el paso del tiempo la fueron convirtiendo en uno de los referentes del país.

La cuna de Sadam Husein es el epicentro del poder iraquí. Beneficiada de forma escandalosa por el líder iraquí desde su llegada al Gobierno en 1968, cuenta con las mejores infraestructuras, mezquitas, hospitales e instalaciones civiles de Irak.