Actualidad

Washington amenaza a Siria con sanciones de diverso signo

Colin Powell dijo que a raíz de la nueva situación, el Gobierno de Damasco debería corregir sus acciones por el desarrollo de armas y el apoyo a acciones terroristas.
COLPISA, Nueva York
15/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

Controlado Irak, comienza la crisis siria. Estados Unidos está contemplando imponer sanciones económicas y diplomáticas al Gobierno de Damasco por su apoyo a los principales dirigentes del régimen de Sadam Husein, dijeron este lunes el secretario de Estado, Colin Powell y el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

La Casa Blanca está aumentando la presión sobre Siria y, fiel a su política de variar el mensajero pero no el mensaje, le tocó a Powell y Fleischer repetir las serias advertencias al país árabe pronunciadas desde hace dos semanas por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, y más recientemente por el presidente del país, George W. Bush.

"Estamos en contacto con las autoridades sirias. Les comunicaremos nuestras preocupaciones y veremos cómo se desarrollan los acontecimientos", dijo Powell después de su entrevista en Washington con el ministro de Exteriores de Kuwait, Mohamed al Salem al Sabah. "A raíz de la nueva situación, el Gobierno sirio debería corregir sus acciones y comportamiento, no sólo por desarrollar armas de destrucción masiva, sino también por apoyar las actividades terroristas", agregó.

En días recientes, Washington ha acusado a Siria de colaborar con el Ejército iraquí en la guerra contra EE UU y ofrecer refugio a los ex dirigentes del país, además de resucitar la vieja acusación de que Damasco está desarrollando armas químicas. "Sabemos que realizaron pruebas químicas en los últimos 15 meses", dijo este lunes Rumsfeld en Washington.

Fleischer, por su parte, desempolvó un informe de la CIA elaborado el año pasado que asegura que Siria tiene almacenado gas sarín y que "está tratando de desarrollar agentes nerviosos más tóxicos y persistentes", además de que es "altamente probable" que estuviera desarrollando armas biológicas. Fleischer dijo que las acusaciones estaban "comprobadas".

Siria volvió a negar todas las acusaciones. "No tenemos armas químicas", dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores, Buthaina Shaaban. "Las únicas armas químicas, biológicas y nucleares en la región se encuentran en Israel, que está amenazando a sus vecinos y ocupando sus territorios", agregó la representante.

El viceembajador de Siria en Washington, Imad Mustafá, ha declarado que su país está a favor de que la ONU efectúe inspecciones de los programas de armas de todos los países de Oriente Próximo, incluido Israel.

Estaremos ante un nuevo conflicto armado en el tablero de Oriente Próximo. Eso parecen querer algunos de los integrantes más radicales de la Administración Bush, diplomáticos y analistas creen que el principal objetivo de las amenazas a Damasco de Bush, Rumsfeld, Powell y Fleischer es presionar al Gobierno árabe a que deje de apoyar a los grupos militantes antiisraelíes. Los expertos no creen que sea posible que Washington se lance al ataque militar contra el país. Lo que pretende es aprovechar la defenestración de Sadam y la situación de debilidad en la que ha quedado el presidente del país, Bashar al Asad, para obligarlo a cambiar de política.

El Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, instó ayer a EE UU a bajar el tono de las declaraciones sobre Siria y a lanzar mensajes positivos en este "difícil proceso" para calmar la situación.

"La región atraviesa un proceso muy difícil y creo que sería mejor hacer declaraciones constructivas para ver si podemos calmar la situación en la región", dijo Solana al ser preguntado sobre las advertencias lanzadas por el presidente estadounidense, George W. Bush, contra el régimen sirio.

Estados Unidos cree que Siria posee armas químicas, dijo ayer el presidente estadounidense, quien pidió "cooperación" a las autoridades de Damasco y advirtió que "tomamos en serio frenar la proliferación de armas de destrucción masiva".

"Estamos preocupados", agregó Solana, en alusión a las declaraciones de Bush, a su llegada a la reunión en Luxemburgo de los titulares de Exteriores de la Unión Europea.

Los ministros hablaron ayer por primera vez de la posguerra en Irak en un debate que, a juicio de Solana, fue "importante".