Santa Cruz de Tenerife

El centro de la capital sufre un déficit de 5.000 plazas de aparcamiento

Un estudio del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) indica que la falta de un lugar donde dejar el coche constituye el principal problema para el 23% de los vecinos de la zona. El planeamiento de 1992 preveía 4.700 estacionamientos en el municipio que no se han habilitado.
IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
16/abr/03 4:34 AM
Edición impresa

 

El centro de la capital sufre una escasez crónica de aparcamientos. Así lo reconoce un estudio incluido en el Plan General de Ordenación Urbana de Santa Cruz, que establece el déficit de estacionamientos en la zona en unas 5.000 plazas.

La situación es preocupante. Los comerciantes de esta zona han pedido reiteradamente que se habiliten nuevos lugares en los que aparcar. Estos hechos constituyen la principal de las preocupaciones para el 23% de los vecinos del centro, frente al 16% del resto del municipio, según la encuesta realizada por el equipo redactor del planeamiento.

A determinadas horas del día hallar un aparcamiento se convierte en una odisea, en una ciudad cuyo casco urbano se ve obligado a absorber, diariamente, unos 76.000 vehículos.

Una de las principales causas de esta situación fue la peatonalización que acarreó el Plan Urban, cuya eliminación de estacionamientos venía acompañada del proyecto de construcción de dos párking de grandes dimensiones, uno en el intercambiador de transportes y otro en el recinto ferial, con la previsión de 2.500 plazas cada uno.

En el primero de ellos, el número final de aparcamientos será sensiblemente menor, mientras que el otro no alberga sino 70 en la superficie libre de la parcela.

Además de éstos, hay otros 1.100 que no se construyeron finalmente.

En total, Santa Cruz carece de unos 4.700 estacionamientos que estaban contemplados en el PGOU de 1992 y que no han llegado a ver la luz.

Efecto peatonalizador

A pesar de que, tras el Plan Urban, se construyeron 2.200 aparcamientos, lo cierto es que la mayoría de ellos sustituían a otros tantos que habían sido eliminados por efecto de la peatonalización, con lo que el déficit de espacios para aparcar continúa siendo cercano a los 5.000.

Con el fin de que en la zona de Cabo Llanos no se repitan los mismos errores, el PGOU insiste en la necesidad de dotar de aparcamientos a este ámbito, ya que, al número de residentes de este barrio se suma la gran cantidad de equipamientos públicos que se ubican en sus inmediaciones, tales como el recinto ferial, el intercambiador, el auditorio o el parque marítimo, cuya demanda continuará creciendo a medida que aumente la población.