Sucesos
BARCELONA

Revocan una pena de prisión para un cirujano por una negligencia


EFE, Barcelona
17/abr/03 10:06 AM
Edición impresa

La sección séptima de la Audiencia de Barcelona ha revocado la condena de 2 años de prisión y tres años de inhabilitación dictada contra un cirujano digestivo de la Clínica Sant Honorat de Barcelona por la muerte de un paciente y le ha impuesto sólo una multa de 1.200 euros.

En octubre de 2002, el juzgado de lo Penal 13 de Barcelona condenó a una pena de prisión a Javier E.I., un cirujano especialista en el aparato digestivo que, en el momento de los hechos, ejercía sus servicios en la clínica Sant Honorat, por una falta de homicidio con imprudencia grave.

El cirujano fue juzgado por la muerte de un paciente de 23 años, causada por una hemorragia interna masiva tras operarlo de una úlcera duodenal.

Los hechos se remontan al 12 de junio de 1999 cuando el cirujano operó de una úlcera sangrante al paciente César C.J., que ya padecía problemas digestivos.

El titular del juzgado de lo penal número 13 consideró probado que el cirujano cometió una imprudencia grave ya que empleó una técnica quirúrgica, llamada "Billroth II", demasiado arriesgada para este tipo de patologías y que, además, estaba en desuso.

El cirujano recurrió la sentencia y la Audiencia ha estimado parcialmente su apelación y ha dictaminado que, en este caso, sólo hubo una imprudencia leve.

Según la sentencia de la Audiencia, el juzgado de lo Penal sólo demostró que la técnica del Billroth es utilizada "en supuestos muy concretos de alto riesgo, sin declarar probado que en el supuesto enjuiciado el padecimiento de la víctima no era uno de los que aconsejarían la utilización de la referida técnica".

En consecuencia, declara que el cirujano es culpable de una falta de homicidio por imprudencia leve.

BARCELONA