Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias, segunda comunidad con más agresiones de alumnos a profesores leer

Bush pide a la ONU que levante las sanciones económicas a Irak

El presidente americano quiere que este país pueda tener los medios para mejorar la situación de la población, una vez que EE UU ha tomado el control.
EFE, San Luis (EE UU)
17/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

Estados Unidos pidió ayer a la ONU que levante las sanciones económicas a Irak para que ese país pueda tener los medios para mejorar la situación económica de la población, una vez que EE UU ha tomado control del país.

"Ahora que Irak ha sido liberado, Estados Unidos debería levantar las sanciones económicas sobre ese país", afirmó Bush en un discurso en una fábrica de aviones de combate en San Luis (Misuri).

Las actuales sanciones, impuestas tras la invasión iraquí de Kuwait de 1990 y mantenidas después de la guerra del Golfo de 1991, impiden que otros países realicen exportaciones o importaciones con Irak salvo dentro del programa Petróleo por Alimentos, de la ONU.

"Necesitamos una transición del programa Petróleo por Alimentos tan pronto como sea posible y ayuda para restaurar una relación comercial normal (de Irak) con la economía mundial", afirmó un portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

Esta petición de Estados Unidos llegó tras la conclusión práctica de la guerra en Irak, donde el régimen de Sadam Husein ha sido derrocado, y Washington trata ahora de poner en marcha una autoridad provisional mientras administra militarmente el país.

En otro signo de que la guerra en Irak está en su ocaso, el Gobierno de EE UU redujo ayer el nivel de alerta terrorista en este país, que había sido incrementado el 17 de marzo, dos días antes del inicio de los primeros bombardeos en Bagdad.

El presidente estadounidense repasó ayer la campaña iraquí, y proclamó que gracias a la "acción militar rápida y eficaz, hemos evitado el flujo masivo de refugiados que muchos habían esperado".

Bush habló en la fábrica del grupo Boeing que produce parte de los F-18 que usa la Marina de EE UU, y sus palabras ante los trabajadores trataron de trasladar el éxito militar en Irak a la economía doméstica.

Tras una guerra rápida y con relativamente pocas bajas entre las fuerzas armadas de EE UU, el estadounidense normal afronta sus mayores problemas en el frente económico interno, donde la recuperación es todavía muy débil tras la breve recesión que sufrió el país en 2001.

Financiación

Poco antes de salir de Washington, Bush firmó en la Casa Blanca el suplemento presupuestario de 79.000 millones de dólares para financiar la guerra en Irak, y que incluye también ayuda para los países aliados de EE UU en Oriente Medio y para las aerolíneas de estos países, a las que la guerra ha complicado aún más su grave situación.

Los dirigentes del opositor Partido Demócrata criticaron ayer a Bush por hablar ante los trabajadores de Boeing poco después de que se opusiera a extender los beneficios por desempleo a los trabajadores de las aerolíneas que están siendo despedidos por la crisis del sector.

En su discurso, el presidente estadounidense proclamó que el aumento de gastos militares debe garantizar la superioridad del Pentágono sobre las fuerzas armadas de cualquier otro país.

"Por la seguridad de este país y por la paz en el mundo, Estados Unidos debe mantener toda su ventaja en armas, tecnología e inteligencia", afirmó Bush.

En cuestiones internas, el presidente aseguró que está preocupado por la situación económica y por el aumento del desempleo.

Sin embargo, insistió en que la mejor forma de recuperar la economía es a través de las nuevas rebajas de impuestos que ha defendido.