Vivir

Los retrasos en las ITV se generalizan a toda la Isla y la solución parece lejana

Los trabajadores de las naves de inspección de vehículos venían diciendo desde hacía meses que era cuestión de tiempo que el problema de las listas de espera se trasladase a las instalaciones del Valle de Güímar y San Miguel, un augurio que ha empezado a cumplirse complicando aún más el panorama.
EL DÍA, S/C de Tenerife
17/abr/03 4:46 AM
Edición impresa

El colapso de las ITV en Tenerife amenaza con convertirse en uno de los problemas más acuciantes de la Isla. Las listas de espera de varios meses que afectan a las naves de inspección de Los Realejos y El Rosario, pertenecientes al grupo Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), empiezan a trasladarse a las dos restantes ITV tinerfeñas, las de Güímar y Las Chafiras, que se encuentran bajo la concesión del grupo Aguas de Barcelona. Buena parte de los usuarios prefieren desplazarse al Valle de Güímar o a San Miguel, aún residiendo en los municipios del Norte o en el área metropolitana, para evitar el retraso, provocando la generalización del problema.

En la ITV de Los Realejos, donde ayer se daba cita previa para finales de septiembre, algunos de los usuarios habituales, empresas con un importante número de vehículos, optan por pasar el trámite en Güímar o en Las Chafiras. Idéntica decisión han adoptado un alto número de particulares en lugares como Santa Cruz o La Laguna. La situación llega a tal extremo que en Güímar se empieza estos días a dar hora para agosto. En Las Chafiras, el retraso llega aún a julio, pero amenaza con alargarse.

Un representante sindical de la ITV realejera daba cuenta ayer de una situación que raya en lo caricaturesco: los vehículos que deben pasar la inspección cada seis meses se ven obligados a pedir la próxima cita el mismo día que acuden a la preceptiva revisión semestral. Siguiendo al ritmo actual de acumulación de retrasos, de aproximadamente un mes por cada semana que pasa, dentro de poco ni siquiera podrán actuar con tamaña antelación. Los trabajadores de la planta realejera calculan que a corto plazo empezarán a rellenar la agenda de citas de 2004.

Ruptura de negociaciones

El preocupante panorama se torna desolador cuando los trabajadores aseguran que los directivos de FCC no han vuelto a ponerse en contacto con ellos desde la semana pasada, cuando se rompieron las negociaciones. Las cinco naves de inspección de FCC en la provincia, además de las de Los Realejos y El Rosario las de La Palma, El Hierro y La Gomera, reiniciarán los paros parciales diarios a partir del miércoles de la próxima semana y hasta el 31 de mayo.

Con todo, la aceptación de las exigencias laborales por parte de FCC tampoco supondría la solución inmediata a un problema que corre el riesgo de enquistarse. La demandada segunda planta de inspección en el norte de la Isla permitiría dar un giro de ciento ochenta grados a las actuales carencias, pero en el mejor de los casos, si se buscasen de forma rápida los terrenos y se iniciasen los trámites para la edificación y puesta en marcha de las instalaciones, tardarían al menos un año y medio. Mientras, la prometida tercera línea de inspección en Los Realejos, que podría atender como máximo a entre cuarenta y cincuenta vehículos diarios, tampoco serviría de panacea, y ni siquiera la ampliación de horarios propuesta por el colectivo de trabajadores.

Todas esas medidas en conjunto harían aún necesario esperar unos cuantos meses para que se normalizase la situación y las listas de espera se redujesen a sólo un par de semanas. Los pronósticos más pesimistas apuntan a nueve meses, aunque si el panorama sigue deteriorándose, la solución será aún más compleja.

Silencio informativo

FCC, que se mantiene en un absoluto silencio informativo, busca actualmente unos terrenos en la zona de Tacoronte donde poder duplicar las instalaciones norteñas. Mientras, ayuntamientos como el de Icod de los Vinos se han mostrado dispuestos a colaborar cediendo los terrenos, sin que dicha oferta haya recibido respuesta.

El grupo empresarial tiene la concesión del servicio de inspección de vehículos en Canarias hasta el año 2009, un privilegio que comparte en exclusiva con el grupo Aguas de Barcelona. Ese año finalizará la relación contractual y las instalaciones pasarán a poder del Gobierno de Canarias.

El papel del Gobierno

El Gobierno de Canarias es quien ostenta las competencias en materia de inspección técnica de vehículos, unas competencias que cedió a FCC y Aguas de Barcelona hasta el año 2009. Una decisión adoptada en octubre por la administración autonómica, la cita previa, desveló las importantes carencias de medios humanos y materiales de dicho servicio, intensificadas por la normativa europea que obliga a controlar las emisiones de gases, con el consiguiente incremento en el tiempo de inspección de los vehículos. La Dirección General de Industria llegó a amenazar a FCC con rescindir el contrato, toda vez que no se atenía a las cláusulas que establecen la prestación de un servicio efectivo. Hasta la fecha no ha cumplido sus amenazas.