Semana Santa

La lluvia obliga a suspender las dos procesiones laguneras más esperadas

El Viernes Santo transcurrió sin poder acompañar ni a los 29 pasos que forman la comitiva magna ni al Cristo de La Laguna en su recorrido por calles y templos durante la noche, debido al mal tiempo y a que La Concepción no podía acoger a todas las imágenes en caso de fuertes precipitaciones.
EL DÍA, S/C de Tenerife
19/abr/03 4:51 AM
Edición impresa

La llovizna y el mal tiempo obligaron a suspender las dos procesiones más esperadas del Viernes Santo en La Laguna: la del Cristo durante la madrugada y la magna en la tarde de ayer.

Desde las 3:30 horas, cientos de

personas con paraguas esperaban la salida del Cristo de La Laguna, hasta que, a las 5:00, el obispo de la Diócesis, Felipe Fernández, y la Santísima Esclavitud decidieron dejar la imagen en su casa porque la lluvia no paraba.

Pese a todo, el Cristo permaneció acompañado durante toda la noche en su templo y el paso mantuvo encendidos los velones hasta las 6:15 horas.

Los fieles que pretendían ir con la imagen visitando los monumentos de los distintos templos de Aguere se retiraron poco a poco comentando que este año se tomarían el chocolate con churros un poco antes.

En la tarde de ayer se repitió la escena. Los miles de fieles que esperaban la procesión magna lagunera se conformaron con ver pasar por las calles únicamente dos tronos en lugar de los 29 esperados, porque sólo se trasladaron el Santo Entierro, desde Santo Domingo hasta La Concepción y la Dolorosa desde El Cristo hasta el convento de las Clarisas.

A pesar de que en la tarde de ayer no llovió muy fuerte, el motivo por el que se suspendió el desfile de imaginería, cofradías y hermandades fue el temor de no contar con un lugar para albergar los pasos en caso de fuertes precipitaciones, sobre todo, porque está cerrada la santa iglesia catedral y La Concepción no tiene capacidad para acogerlos.

Virgen de Las Angustias

La procesión de la Virgen de Las Angustias, en la capital, prevista para el mediodía de ayer, también quedó suspendida.

La talla salió hasta la puerta de la parroquia de El Pilar y allí permaneció durante una hora esperando que mejorase el tiempo. No salió, pero, como ya es habitual, la banda de música interpretó el "Adiós a la Vida".