Actualidad

Detenido el viceprimer ministro, quinto alto cargo que cae en manos aliadas

La Policía iraquí detuvo ayer a Hekmat Ibrahim al Azzaui, también titular de Finanzas de Sadam Husein, y le entregó a las fuerzas de la coalición anglo-estadounidense.
20/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

Un nuevo responsable del antiguo régimen iraquí, el viceprimer ministro y ministro de Finanzas, Hekmat Ibrahim al Azzaui, fue detenido en Bagdad y entregado a las fuerzas de la coalición anglo-estadounidense, cuya retirada del país ya ha sido pedida oficialmente por los países vecinos de Irak. Hekmat Ibrahim al Azzaui es el quinto responsable detenido que figura en la lista de las 55 personalidades del antiguo régimen buscadas por los aliados y ocupa el ocho de rombos en la baraja de cartas del Ejército estadounidense.

El ex ministro fue detenido por la Policía iraquí el pasado viernes y entregado a las fuerzas anglo-norteamericanas, según anunció el Comando Central estadounidense (Centcom) en Qatar. Ese mismo día se confirmó el arresto de un importante dirigente del partido Baas -el antiguo partido único en el poder en Irak-, Samir al-Aziz al-Najm, que también figuraba en esa lista. A lo largo de esta semana, dos hermanastros de Sadam Husein, Barzan Al-Tikriti y Watban Ibrahim Hassan, fueron detenidos y el ex consejero científico del ex presidente, el general Amer al-Saadi, decidió entregarse.

Por otro lado, un miembro de la organización palestina de Abú Nidal, considerado como terrorista por Estados Unidos, también se entregó a las fuerzas de la coalición en Bagdad, según indicó el Centcom. Se trata de Jala Jadr al Salahat, cuya posición en la organización no ha sido precisada. El grupo de Abú Nidal es responsable de numerosos atentados particularmente sangrientos, especialmente en Europa entre 1970 y 1985.

El pasado 15 de abril, la coalición anunció la detención de Abú Abbas, acusado de haber dirigido en 1985 una toma de rehenes en el buque de crucero italiano "Achille Lauro", durante la cual un pasajero estadounidense parapléjico fue lanzado por la borda.

Por su parte, los países vecinos de Irak instaron ayer a la retirada de los estadounidenses, pidieron a Naciones Unidas que "desempeñe un papel central" en el Irak de la posguerra y rechazaron las amenazas de Washington a Siria.

Reunidos desde el pasado viernes en Riad, los jefes de la diplomacia de Arabia Saudí, de Turquía, de Irán, de Siria, de Jordania y de Kuwait, así como los de Egipto y Bahrein como presidente de la Liga Árabe, se pronunciaron a favor del "rápido establecimiento de un gobierno iraquí totalmente representativo, conforme a una constitución que deberá acordarse".

Los ministros afirmaron la necesidad de que Naciones Unidas tenga un "papel central" en el Irak de la posguerra". Asimismo, "rechazaron las amenazas (estadounidenses) contra Siria" y dieron su "apoyo" a la iniciativa de Damasco que "instó a la eliminación de armas de destrucción masiva de Oriente Próximo". El pasado miércoles, los responsables sirios presentaron esa propuesta como un proyecto de resolución ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El conjunto del cuerpo de Marines estadounidenses deberá abandonar Irak antes del 22 de abril y será remplazado por unos 30.000 soldados de infantería, según indicaron fuentes militares estadounidenses.

Por su parte, el Pentágono confirmó el pasado viernes el envío a Irak de un equipo con un millar de expertos estadounidenses encargados de encontrar posibles armas de destrucción masiva. Hasta ahora, Estados Unidos y Reino Unido, que justificaron el comienzo de la guerra por el rechazo por parte de Bagdad a poner fin a su programa armamentístico, todavía no han aportado pruebas.

George W. Bush, tiene previsto solicitar al Consejo de Seguridad un levantamiento gradual de las sanciones impuestas desde hace doce años a Irak por la ONU, que seguirá supervisando las ventas de petróleo iraquí, según publica el diario "'The New York Times". Días atrás, Bush justificó dicha medida como medio para favorecer la reconstrucción del país desde la caída de Sadam Husein.

casa blanca

Insistencia en el refugio de Siria

Estados Unidos cree que alrededor de siete ex cercanos colaboradores del derrocado presidente de Irak, Sadam Husein, han buscado refugio en Siria, y cuya expulsión ha pedido la Casa Blanca, según dijeron ayer fuentes de Washington. Entre los ex funcionarios de alto rango de Husein que podrían estar en Siria figura Kamal Mustafá Abdullah al-Tikriti, secretario de la Guardia Republicana. El secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, que tiene planes de viajar a Damasco próximamente para discutir con los dirigentes sirios la huida de esas personas presuntamente a ese país vecino de Irak, y otros temas, facilitó al presidente de Siria, Bashar al-Assad, una lista de los iraquíes perseguidos, según fuentes ciatadas ayer por el diario "The New York Times". Al parecer, Tikriti, que es el número ocho en el naipe de los 55 iraquíes más buscados por las tropas de EEUU en Irak, no figura en la lista estadounidense entregada a Siria, dijeron las fuentes. Las relaciones entre Damasco y Washington se encuentran en un nivel de tensión a causa de las acusaciones formuladas por la Casa Blanca sobre que el gobierno de al-Assad desarrolla programas de armas químicas, lo cual ha sido negado por las autoridades de ese país.

Recibimiento al número dos chií

Abdel Aziz Hakim, número dos de la Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Irak (CSRII), principal grupo de la oposición chií iraquí, fue recibido ayer por una muchedumbre en Al Amareh, (300 kilómetros al sureste de Bagdad), según afirmó su hijo Mohsen Hakim. "Decenas de miles de personas recibieron a Abdel Aziz Hakim", declaró Mohsen Hakim, portavoz del movimiento. Éste indicó que su padre había viajado a Kut (100 kilómetros al sureste de Bagdad), donde fue recibido por más de 20.000 personas. La ASRII, que no quiso participar en la primera reunión de la oposición iraquí que se celebró el martes en Ur (sur), instó a los musulmanes iraquíes a viajar masivamente a Kerbala el 23 de abril para las conmemoraciones chiíes el 40º día después del martirio del imán Husein.