Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Llanos de Aridane retira honores y distinciones a Franco y a Blas Pérez leer

Los iraquíes piden a Bush que los ayude a encontrar a sus presos en cárceles ocultas


COLPISA, Bagdad
20/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

 

En cárceles abandonadas, túneles subterráneos, sedes de la inteligencia militar e incluso en los cuarteles generales del partido Baaz, liderado por Sadam Husein, los habitantes de Bagdad buscan a familiares y amigos que permanecieron detenidos durante el régimen, y de los que no han tenido noticias desde hace años.

Tras la entrada a Bagdad de los tanques estadounidenses, hace diez días, los habitantes de la capital iraquí buscan frenéticamente prisiones clandestinas por toda la ciudad y piden a los estadounidenses que les muestren los registros y los ayuden a localizar a sus seres queridos.

Bajo el puente de Baab al Sharqi, en pleno centro de Bagdad, unos 200 hombres han cortado la circulación. A un lado de la calzada, una puerta precaria da entrada a un túnel oscuro en el que aseguran haber escuchado gritos y quejidos de presos. "Hay una prisión escondida aquí, bajo tierra", asegura Alí, uno de los hombres que busca en el interior de este sórdido y oscuro pasadizo.

Fuga de prisioneros

Un niño que contempla la escena explicó que el viernes vio salir a cuatro hombres por esta misma puerta. "Dijeron que eran prisioneros y que se habían escapado de una cárcel por un túnel y que había muchos más hombres dentro", explica el muchacho, de 12 años. Los hombres se amontonan en el corredor, interminable y húmedo, golpean las paredes y tantean a tientas el suelo, pero el túnel no parece llevar a ninguna parte.

En el mismo barrio, varios centenares de iraquíes se agolpan ante la sede de los servicios de inteligencia militar porque creen que en su interior hay una gran prisión subterránea donde están escondidos sus seres queridos.

"Quiero pedir a Bush que nos ayude a buscar a nuestros familiares presos, que nos diga dónde podemos encontrarlos, vivos o muertos, porque seguro que tiene más información que nosotros", suplica llorando Latyfa Daud, una mujer de 45 años que perdió a sus cinco hermanos en 1981 y nunca más volvió a verlos. Según ella, su único crimen fue "ser chiíes y cumplir con su obligación de rezar". Historias parecidas se mezclan a su alrededor. Los familiares de estos desaparecidos acuden cada día a las puertas de este organismo, custodiado por varios tanques estadounidenses. Al menos "cien presos están encerrados bajo tierra, en una celda secreta" y hay que rescatarlos cuanto antes.