Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife crítica las formas "nada deportivas" del Extremadura al fichar al ayudante de Oltra leer

Marruecos se compromete a poner fin a la inmigración ilegal

No obstante, remite las futuras soluciones a los acuerdos que se adopten entre el Gobierno español y el alauita dentro de las reuniones que mantienen en la comisión creada a tal efecto.
CARLOS VEGA, Rabat (Enviado Especial)
22/abr/03 14:12 PM
Edición impresa

 

El ministro de Asuntos Exteriores y de la Cooperación marroquí, Mohamed Benaisa, aseguró ayer que existe "la voluntad y la determinación" para llevar a cabo un programa para poner fin a la inmigración clandestina. No obstante, remitió las futuras soluciones a los acuerdos que se adopten dentro de las reuniones que sostienen la comisión sobre inmigración integrada por representantes del Gobierno español y de Marruecos.

El grupo de trabajo de inmigración, junto con los de delimitación de las aguas y el político se reunirán a finales de este mes en Rabat, con el fin de adelantar los acuerdos que se trasladarán en otoño a la Reunión de Alto Nivel (RAN), que, aunque tiene carácter anual, no se convoca desde hace tres años, según informaron fuentes diplomáticas de la Embajada española.

Estos grupos de trabajo se pusieron en marcha el pasado mes de enero al reiniciar ambos países sus relaciones bilaterales que se habían estancado tras la retirada del embajador marroquí en España.

Asuntos generales

Benaisa declaró, tras reunirse con el presidente canario, Román Rodríguez, que su visita, por la proximidad de la Comunidad Autónoma, significa "un paso hacia adelante" en las relaciones con España.

Respecto a la inmigración, señaló que es un fenómeno que "no afecta sólo a Canarias", sino que Marruecos también recibe inmigrantes subsaharianos a través de las fronteras de Argelia o Mauritania.

El ministro confirmó que, durante la reunión, no se afrontaron aspectos concretos como los conflictos abiertos por la pesca o el tomate. Destacó que se "trataron asuntos generales sobre el turismo y la posibilidad de mejorar la colaboración empresarial en este ámbito económico".

Benaisa mostró sentido del humor al decir que "ya hemos comido bastante pescado" para referirse a que las relaciones entre España y Marruecos no se pueden centrar únicamente en los asuntos pesqueros.

"Debemos hablar del hombre y de la mujer y de las relaciones humanas", subrayó el ministro marroquí, quien añadió que "se deben reforzar los lazos y los intercambios dentro del campo de la sociedad civil, porque los gobiernos cambian pero las asociaciones, las fundaciones o los partidos políticos permanecen".

Recalcó que existe "la voluntad y la visión suficiente para colaborar en campos como el turismo, el intercambio comercial y cultural".

Insistió, no obstante, en que es fundamental profundizar en el entendimiento de ambas sociedades, porque "la base de la confianza empieza con el conocimiento".

"El Marruecos que algunos conocían ya no existe y hay otro diferente, como ha pasado con España", concluyó el ministro, que no descartó devolver la visita del presidente canario, con una suya al Archipiélago.