Vivir

Tráfico acepta el certificado de las ITV como justificante para evitar sanciones

La Guardia Civil y las policías locales tienen la obligación de seguir denunciando a los conductores que circulen con la inspección técnica caducada, pero la posterior presentación de un documento que acredite la petición de cita dentro del plazo preceptivo garantiza el sobreseimiento del caso.
EL DÍA, S/C de Tenerife
22/abr/03 5:16 AM
Edición impresa

 

La Jefatura Provincial de Tráfico ha decidido flexibilizar totalmente su política de sanciones ante el colapso que padecen las ITV tinerfeñas. Hasta la fecha no ha sido sancionado ni un solo conductor que, una vez denunciado por la Guardia Civil o la policía local, haya presentado un pliego de alegaciones y adjuntado un certificado oficial, expedido por el Gobierno de Canarias o por las propias estaciones de inspección, en el que se refleje que la solicitud de cita previa se ha realizado dentro del plazo preceptivo. El jefe provincial de Tráfico, Ramón Guerra, subrayó ayer que esta medida continuará vigente hasta que se solucione el actual caos, por lo que pedir la cita en persona y solicitar el certificado bastará para eludir la sanción.

Las autoridades de Tráfico aplican un argumento harto contundente: no se puede obligar a los ciudadanos a respetar una ley cuyo cumplimiento resulta imposible. Con todo, a la Guardia Civil y las policías locales no les queda otro remedio que denunciar a todos aquellos conductores cuyo plazo de inspección haya caducado, sin que el certificado sirva para evitarlo.

Los denunciados deberán personarse en las dependencias de la Jefatura Provincial de Tráfico, en Santa Cruz de Tenerife, y presentar un pliego de alegaciones junto al certificado expedido en las ITV. Dicho documento deberá reflejar de forma clara que la cita previa se solicitó antes de que se cumpliera el plazo para la inspección obligatora, por lo que carecerán de validez los certificados en los que figure tan sólo la fecha prevista para la inspección y aquellos en los que la fecha de petición de hora sea posterior a la del cumplimiento del plazo.

El procedimiento a seguir inhabilita la opción telefónica, toda vez que solicitar la cita a través de esta vía no permite dejar constancia documental alguna para el conductor, que queda indefenso ante los efectos de una posible denuncia. No obstante, los intentos de contactar telefónicamente con las estaciones de inspección resultan más complicados cada día que pasa. La falta de personal ha llevado, según los trabajadores, a que en determinados momentos del día no haya nadie que pueda atender las llamadas

Mientras, la situación en las estaciones de inspección sigue deteriorándose, un panorama que previsiblemente empeorará a partir de este jueves con el reinicio de los paros intermitentes diarios en las cinco naves propiedad de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), las de Los Realejos, El Rosario, La Palma, La Gomera y El Hierro, que si no media acuerdo entre los trabajadores y la empresa durarán hasta el 31 de mayo.

El sindicato Intersindical Canaria recordó ayer que los trabajadores reclaman la contratación de personal y la dotación de más medios materiales, y subrayó que la huelga ya se ha aplazado en dos ocasiones "como gesto de buena voluntad", a pesar de que FCC "no ha pretendido en ningún momento negociar, sino retrasar las movilizaciones".

Falta de medios

Intersindical asegura que todas las estaciones ITV están infradotadas de personal y medios materiales, lo que conlleva un sobreesfuerzo para el personal y un riesgo para la salud laboral, además de una pérdida evidente en la calidad del servicio que se presta a los usuarios, originándose listas de espera de varios meses.

Junto a las nuevas contrataciones, las peticiones sindicales incluyen la puesta en marcha de un programa informático para atender la demanda y el servicio de cita previa, además del reconocimiento del plus de toxicidad y la creación de una nueva estación en el norte de Tenerife.

Los trabajadores, que rompieron las negociaciones con FCC hace dos semanas, no han recibido hasta ahora comunicación alguna de la empresa, por lo que no es previsible que se produzca un nuevo aplazamiento.

Las competencias del servicio de inspección técnica de vehículos corresponden al Gobierno de Canarias, que lo ha delegado a través de la fórmula de la concesión administrativa en dos grupos empresariales, FCC y Aguas de Barcelona, hasta el año 2009.

La administración regional fue quien tomó la decisión el pasado mes de octubre de implantar la fórmula de la cita previa, cuyo objetivo era evitar que los usuarios esperaran durante horas para ser atendidos. El Gobierno entiende que, a pesar de todo, dicha fórmula es la mejor en las actuales circunstancias y no sería conveniente realizar nuevas modificaciones en el sistema.

El grupo FCC considera que la productividad de los trabajadores de las ITV tinerfeñas es sensiblemente menor a la de los operarios de las ITV de la provincia de Las Palmas, según fuentes que aseguran conocer la postura de la empresa, hasta la fecha ajena a polémicas informativas. Los responsables del grupo aseguran que las estaciones de Gran Canaria llevan a cabo entre un 30 por ciento y un 40 por ciento más de inspecciones a pesar de contar con los mismos medios técnicos y humanos que las de Tenerife. Afirman, asimismo, que la media tinerfeña es sensiblemente inferior a la nacional. FCC se ha cerrado en banda a la hora de aceptar una de las reivindicaciones que protagonizan la protesta sindical: la contratación de más trabajadores. Por el contrario, los representantes sindicales entienden que la carencia de suficientes efectivos humanos es uno de los principales problemas de las estaciones de inspección tinerfeñas.