Vivir

Un estudio califica de enfermedad crónica el alcoholismo en Canarias

El trabajo "Patología del alcoholismo agudo", de la especialista Carmen Rubio, revela que en La Gomera se bebe más, y menos en Fuerteventura y La Palma, en especial por personas con edades entre los 35 y 55 años.
EL DÍA, S/C de Tenerife
23/abr/03 5:20 AM
Edición impresa

El trabajo de investigación "Patología del alcoholismo agudo", elaborado por la especialista Carmen Rubio Armendáriz, revela que el consumo de alcohol en Canarias se ha convertido en una enfermedad crónica con una alta prevalencia en la sociedad de las Islas.

El estudio, premiado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, fue leído por su autora en la sesión literaria celebrada recientemente por la Real Academia de Medicina.

Rubio Armendáriz manifestó al respecto que el alcohol es una sustancia psicoactiva que se consume frecuentemente en exceso junto a otras drogas, y definió como politoxicómanos a quienes ingieren varias sustancias adictivas con regularidad.

En su intervención, la especialista distinguió entre los bebedores a los excesivos regulares, enfermos psíquicos y alcoholómanos, en función de los motivos que les impulsan a consumir alcohol de una forma abusiva y con perjuicio para su salud.

De acuerdo a los resultados de su trabajo, las mayores ingestas de esta droga, que calificó de legal con una alta tolerancia social, se sitúan entre los 35 y 55 años, especialmente en la isla de La Gomera. Mientras, Fuerteventura y La Palma arrojan los consumos más bajos del Archipiélago.

La doctora Carmen Rubio abordó con detenimiento a continuación la toxicocinética, el mecanismo de acción y la fisiopatología del alcohol. Insistió en que los signos y síntomas asociados a su consumo están íntimamente relacionados con la tasa de alcoholemia y puede ocurrir a distintos niveles orgánicos, como el sistema nervioso central, el tracto gastrointestinal, el sistema cardiovascular y el metabolismo.

Prestó especial atención al síndrome de abstinencia y a su forma más grave y dramática, como es el "delirium tremens".

Asimismo, Rubio Armendáriz repasó las numerosas interacciones existente cuando se consumen alcohol y medicamentos, lo que, según indicó, es la causa de la manifestación de muchos efectos tóxicos e incluso de fracasos terapéuticos.

A juicio de la especialista, hay que evitar el consumo de esta droga legal desde las etapas tempranas de la vida y aludió a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para aminorar su ingesta entre la población.