Internacional

Se buscan voluntarios

El Gobierno español lanza una campaña de reclutamiento de funcionarios que quieran trabajar en la reconstrucción de Irak sin precisar de qué autoridad dependerán ni en qué momento viajarán.
COLPISA, Madrid
24/abr/03 5:21 AM
Edición impresa

El Gobierno, a pesar de que aún no ha definido el papel que va a jugar en la postguerra de Irak, lanzó una campaña de reclutamiento de funcionarios que quieran trabajar en la reconstrucción de aquel país. El Ejecutivo, sin embargo, no aclara bajo qué autoridad trabajarían estos voluntarios ni en qué momento se desplazarán a suelo iraquí. El vicepresidente primero sólo apuntó que los funcionarios "se coordinarán con los expertos de otros países que trabajan en la zona".

Se requiere ser funcionario de la administración central, local o autonómica, tener titulo universitario o grado medio, no haber sido sancionado ni separado del servicio por expediente disciplinario, dominio del inglés y conocimientos de otros idiomas, en especial de árabe, manejo en informática a nivel de usuario, disponibilidad para desplazarse por territorio árabe, pasar un reconocimiento médico y tener el certificado de vacunas en regla.

A cambio, se ofrece trabajar en la reconstrucción de la administración civil de Irak durante un periodo de 6 a 12 meses prorrogables, y con el mismo sueldo que perciben en España más una indemnización por ahora indeterminada, pero que tendrá un montante que fijará una comisión interministerial. Los interesados deberán remitir "urgentemente" su currículum a las subdirecciones de Recursos Humanos del Ministerio correspondiente.

El autor de la carta es el secretario de Defensa, Fernando Díez Moreno, comisionado del Gobierno para la reconstrucción de Irak, quien este martes envió el escrito a todas las dependencias gubernamentales, municipales y autonómicas.

Mucha gente

 

El máximo responsable de los funcionarios, el ministro de Administraciones Públicas, sin embargo, dijo desconocer el asunto. Javier Arenas señaló que no tenía "confirmación del tema" y desvió las explicaciones a "La Moncloa" porque su departamento "no se ocupa de estos asuntos".

El objetivo del Gobierno es contar lo antes posible con una relación de voluntarios para trabajar en la reconstrucción de Irak. Mariano Rajoy señaló que "se va a necesitar mucha gente" porque se trata de una labor "complicada". El vicepresidente advirtió de que la campaña de reclutamiento de trabajadores públicos no es excepcional porque ya se ha hecho en otras ocasiones con otros países.

Rajoy no supo decir de qué autoridad dependerán los funcionarios que se desplacen a Irak. En principio, apuntó, se pondrán a las órdenes del teniente general Luis Feliú, que es el enviado de las Fuerzas Armadas para actuar de enlace con los responsables militares norteamericanos, y también "se coordinarán con otros expertos de otros países que están trabajando en la zona".

Rajoy señaló que la colaboración en la reconstrucción no se limitará a las tareas de seguridad, orden público y ayuda humanitaria sino que abarcará a otras áreas, como "la institucional, cultural y la de infraestructuras" porque España va a participar "en todas las fases de la reconstrucción". Por esta razón, se necesitan "técnicos y expertos" en cuestiones educativas, jurídicas, ingenieros, arquitectos y expertos en obras públicas.

Rechazo sindical

Los sindicatos de funcionarios pusieron el grito en el cielo. El responsable de CSIF, Ángel Lozano, aconsejó a los trabajadores de la Administración que no se presenten voluntarios "si no se negocian y acuerdan unas garantías de seguridad mínimas". Puso en duda las competencias del comisionado gubernamental para enviar las cartas a los Ministerios y rechazó el escrito.

El titular de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Javier Bohórquez, reprochó al Gobierno que no haya consultado su iniciativa con los organizaciones gremiales del funcionariado y consideró que la carta enviada por Díez Moreno es una "barbaridad".

2.000 denuncias contra Aznar   

Representantes de la Plataforma por la Paz de Tenerife presentaron ayer en el juzgado más de 2.000 denuncias en contra de la actuación de Aznar en el conflicto en Irak. Se recogieron en diferentes municipios de la isla y la organización dispone de otras 2.000 que no pudieron presentar. 500 se recogieron en Santa Cruz.

Powell justifica los disparos a Couso   

Colin Powell informó a la ministra de Exteriores, Ana Palacio, de que los disparos que causaron la muerte en Bagdad de dos periodistas, uno de ellos José Couso, están justificados porque respondían a fuego enemigo. Explica que se disparó contra el hotel Palestina como respuesta a los disparos que, aseguran, recibieron desde allí.

Compromiso de Madrid y Londres

Aznar y Blair confirmaron ayer su "firme compromiso" con el establecimiento de un régimen democrático en Irak en el curso de una conferencia de prensa en la sede del jefe de Gobierno británico, donde ambos dirigentes se reunieron.

 

washington

Sorprendido por la fortaleza chií

El gobierno de EEUU está sorprendido por la fortaleza y capacidad organizativa de los chiíes en Irak y algunos funcionarios temen el surgimiento del integrismo islámico en ese país, indicó ayer el diario "The Washington Post". En un artículo de primera página que cita a funcionarios del gobierno, no identificados, el diario señaló que el surgimiento del chiísmo, "demostrado por los cientos de miles de peregrinos en Kerbala, ha obligado a EEUU a buscar aliados que llenen el vacío de poder dejado por la caída de Sadam Husein". "Cuando el gobierno (de Bush) planificó el derrocamiento del régimen de Husein -según dijeron funcionarios estadounidenses esta semana- no apreció plenamente la fuerza de las aspiraciones chiíes", agregó. El diario citó a un funcionario del Departamento de Estado, según el cual la situación en Irak "es una ecuación compleja y el gobierno de EEUU no está bien equipado para discernir de qué manera se resolverá esto". Para el gobierno de Bush, la situación es aún más complicada, según el "Post", porque Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Irán, país donde la mayoría de la población es chií.