Jornada Deportiva

Ronaldo sentenció

El brasileño acreditó su condición de extraordinario goleador en el mejor escenario posible y con un "hat trick" histórico puso en pie el "Teatro de los Sueños", que se rindió a la evidencia en un gran ejemplo de "fair play". El Real Madrid recibirá en la ida de las semifinales al Juventus el 6 de mayo.
24/abr/03 11:14 AM
Edición impresa

Pese al 4-3, fruto de la suficiencia con la que se emplea el campeón cuando se ve ganador, el Madrid nunca sufrió el pase a las semifinales. Volvió a ser superior al Manchester en un partido espectacular entre dos equipos que atacan de maravilla y defienden de pena.

Sin restar ningún mérito a los blancos, que salvaron el pabellón español camino de la "décima" con grandeza, es difícil ver a un equipo que le da tantísimas facilidades como el Manchester y le invite a lucirse así. Aunque tácticamente el Madrid y el Manchester dejen muchas dudas, como aficionado da gusto ver un choque así, limpio, de ida y vuelta, donde mandan el fútbol y los goles y no las artimañas.

Del Bosque cumplió las previsiones al dar entrada a Guti en lugar de Raúl pero sorprendió al apostar por McManaman en vez de Flavio. Una decisión arriesgada pero fundamentada. Quería defender a partir siempre de la posición de balón. Conocía el técnico charro que el Manchester es un equipo que juega y deja jugar y, por ello, cambió toque por músculo en el centro del campo. Y aunque "Maca" no brilló, sí tenía un plus motivación por ser de la tierra y de haber jugado en el Liverpool, el gran rival del Manchester.

Como en la ida, el Madrid bailó al Manchester en el primer tiempo. Se adueñó del balón y tocó frente a un adversario que no responde al estereotipo del fútbol inglés.

Es elogiable que un equipo grande, como el Manchester, posea un estilo definido pero este método no es válido frente al Real Madrid, el club con mejores jugadores del mundo. Como en Chamartín, los ingleses, infinitamente inferiores a los campeones de Europa en el aspecto técnico, invitaron al Real Madrid a un encuentro limpio, cara a cara, de ida y vuelta. Y eso equivale a inmolarse, más si cabe con la baja fundamental de Scholes y dejando a David Beckham en el banquillo, oficialmente porque tenía unas décimas de fiebre.

Fruto de su enorme superioridad, aunque Casillas salvó un remate de Van Nistelrooy a los dos minutos, el Madrid se adelantó enseguida, en una gran jugada, pésimamente defendida por los "reds". Zidane encontró espacio, vio a Guti, el madrileño envió a placer a Ronaldo y, el brasileño, sin parar, puso en evidencia a Barthez, que se la comió por su palo.

Con tres goles de ventaja en la eliminatoria y un dominio tan abrumador en el "Teatro de los Sueños", el Madrid cometió el error de gustarse en exceso y de no machacar. De forma paulatina, reculó y permitió crecer al Manchester hasta empatar cerca del descanso por obra de Van Nistelrooy. Y menos mal que Casillas salvó otro remate del holandés.

Aún había eliminatoria pero Ronaldo se encargó de acabar con toda emoción en el arranque de la segunda mitad al definir, ya sin portero, una jugada estelar entre Zidane y Roberto Carlos. Empató a continuación el club más rico del mundo, en una acción desafortunada de Helguera, pero el Manchester aún necesitaba tres goles.

Por si alguien tenía dudas, de nuevo Ronaldo las disipó con un golazo desde fuera del área que acaparó los elogios del deportivo público inglés. Se llevó la ovación de la noche cuando fue reemplazado, poco antes de que Ferguson, ya con todo perdido, sacase a Beckam. Y el "spice boy" se reivindicó con dos goles intrascendentes, el primero en extraordinario golpe franco, cuando el Madrid regaló el balón y se echó a dormir.

vestuarios

Pérez: "Volvemos en un mes"

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, se mostró confiado en volver al "Teatro de los Sueños" para disputar la final. "Ahora es el momento de aprovecharlo y celebrarlo. Como dice la pancarta: Volvemos en un mes, estoy seguro", afirmó el máximo mandatario blanco, que no cambiaría a Ronaldo por Van Nistelrooy porque, a su juicio, "el brasileño es el mejor del mundo y al holandés le queda mucho para ponerse a su altura". Por su parte, Vicente del Bosque, entrenador del Real Madrid, manifestó que sabían que el choque ante el Manchester United "iba a ser un partido para Ronaldo". "Nos encontramos una defensa muy adelantada que permitía nuestras llegadas con bastante facilidad", dijo Del Bosque, quien subrayó la "efectividad y contundencia" del brasileño.