Vivir

Las ITV de FCC reinician a partir de hoy los paros diarios parciales

Las negociaciones entre los trabajadores y la empresa continúan rotas. Los sindicalistas recuerdan que la huelga es consecuencia de las listas de espera y no al revés. El control de gases es parte del problema.
EL DÍA, S/C de Tenerife
24/abr/03 5:24 AM
Edición impresa

Las cinco estaciones de ITV de la provincia pertenecientes al grupo Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), las de El Rosario, Los Realejos, La Palma, La Gomera y El Hierro, reinician hoy los paros intermitentes diarios sin que se haya producido acercamiento alguno entre la empresa y los trabajadores. La huelga amenaza con agravar el colapso que sufren las estaciones, si bien los trabajadores se afanan en reiterar públicamente que el paro es consuencia de las listas de espera y no al revés, toda vez que FCC se niega a incrementar los medios humanos y materiales

Los representantes de Intersindical entienden que la empresa, que sigue manteniéndose ajena a polémicas informativas, ha optado por dejar que se celebren los paros y, al mismo tiempo, ha puesto en marcha una estrategia de contacto individual con los empleados cuyo objetivo es romper la unidad.

Rechazan, asimismo, que FCC arguya la disminución de la productividad en las estaciones tinerfeñas para negarse a contratar más personal, habida cuenta que, aunque reconocen que ha disminuido, la causa se encuentra en la entrada en vigor de la directiva europea sobre control de gases, la instalación errónea de los aparatos de control en las líneas de inspección y la no contratación de personal para que se hiciera cargo de las nuevas funciones.

La directiva europea sobre control de gases entró en vigor en Canarias el 1 de septiembre de 2002, lo que obligó a instalar máquinas de análisis. En el proyecto de instalación, según los representantes sindicales, dicha maquinaria se situaba fuera de las líneas de revisión, aunque finalmente, con la connivencia del Gobierno de Canarias, se ubicaron en las propias líneas, lo que ha llevado a ralentizar el proceso.

El control de la emisión de gases ocupa unos quince minutos en el caso de los vehículos de gasolina y alrededor de media hora en los diesel de gran tamaño, un tiempo que se suma al del resto de la inspección y ralentiza la actividad de las naves. Los sindicalistas calculan que el obligatorio control de gases ha llevado a que la productividad disminuya un 20 por ciento.

Previendo que aumentasen los tiempos de inspección, FCC negoció el año pasado con el Gobierno de Canarias un incremento de tarifas. Intersindical entiende que, aún descendida la productividad, la empresa obtiene más ingresos debido al aumento de precios y, sin embargo, se empeña en no contratar más personal.

Los trabajadores aseguran que resulta imposible que las estaciones de inspección de la provincia de Las Palmas mantengan una productividad mayor, y señalan que si la productividad es superior en la Península, se debe a que algunas comunidades autónomas no obligan a cumplir la directiva europea sobre control de gases.