Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias, segunda comunidad con más agresiones de alumnos a profesores leer

Los empresarios del metal inician los trámites para crear una ITV propia

Las listas de espera que sufren las estaciones de inspección de Tenerife están causando perjuicios a miles de asociados a FEMETE, por lo que ésta ha cursado una petición formal al Gobierno de Canarias a fin de conocer los requisitos necesarios para implantar una nave de revisión propia.
EL DÍA, S/C de Tenerife
26/abr/03 5:32 AM
Edición impresa

La Federación Provincial de Empresarios del Metal, FEMETE, una entidad que conforman alrededor de 1.500 asociados, la mayor parte de ellos vinculados de forma directa al transporte por carretera, ha iniciado los trámites para poner en marcha una ITV propia. Las listas de espera que padecen las estaciones de inspección tinerfeñas, que corren el riesgo de agravarse con los paros intermitentes diarios que reiniciaron los trabajadores el pasado jueves, han llevado a la organización a cursar una petición formal al Gobierno de Canarias para que le informe de los requisitos necesarios para lograr una licencia.

La FEMETE, que a través de un portavoz calificó ayer de caótica la situación que viven las ITV, argumenta que buena parte de los vehículos de sus asociados han sufrido sanciones y se encuentran paralizados, lo que les obliga a soportar importantes perjuicios económicos.

El Gobierno de Canarias es la administración competente en la inspección técnica de vehículos, que ha delegado a través de una concesión administrativa en dos grupos empresariales de ámbito nacional: Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y Aguas de Barcelona. Los contratos de concesión contemplan la exclusividad del servicio por comarcas, de tal forma que si una determinada empresa presta el servicio en una zona concreta del Archipiélago, cuenta con la garantía de que ninguna otra empresa va a hacerle la competencia en esa zona.

El proyecto de FEMETE cuenta con escasas posibilidades de salir adelante en tanto el Gobierno de Canarias no adopte una decisión drástica. Mientras permanezcan vigentes los actuales contratos, que no caducan hasta el año 2009, la administración autonómica no puede autorizar la puesta en marcha de una quinta nave de inspección en la Isla.

La única opción de que se materialice el proyecto es que la Dirección General de Industria denuncie el incumplimiento del contrato, una posibilidad que se lleva apuntando desde hace semanas. El hecho de que el documento contractual obligue a prestar el servicio de inspección en unas condiciones mínimas, que podrían haberse transgredido con las listas de espera, le abre al Gobierno la posibilidad de romper el contrato y convocar un nuevo concurso.

Una segunda posibilidad es que se desarrolle el decreto de liberalización de las ITV, que data de junio de 2000 y abriría el mercado a cualquier empresa que cumpliese unas condiciones mínimas. Precisamente, el retraso en la liberalización de este sector ha motivado la protesta de la federación del metal.

La intención de FEMETE no se limita a la puesta en marcha de una nave de inspección para los vehículos industriales de sus asociados, sino que pretende abrirla a todos los conductores de la Isla. La organización aboga por buscar una solución al conflicto de las ITV, empezando por el arreglo de las diferencias laborales entre los trabajadores de FCC y el grupo empresarial.

Ayer se cumplió el segundo día desde el reinicio de los paros parciales, sin que se haya producido contacto alguno entre la empresa y los representantes sindicales. La huelga intermitente se desarrolla dentro de los horarios previstos en todas las estaciones salvo en la de La Palma, donde su incidencia es mínima debido a la escasa representación sindical, motivada por una subrogación del servicio.

Mientras, las listas de espera se agravan, y si en la de Los Realejos, la más colapsada, se está cerca de dar cita para noviembre, la de Las Chafiras, en San Miguel de Abona, perteneciente al grupo Aguas de Barcelona y hasta hace poco la menos afectada, daba cita ayer para el 10 de julio.