Tenerife
EDITORIAL

-Marruecos y la inmigración- Asuntos para no olvidar


EL PRESIDENTE
27/abr/03 12:15 PM
Edición impresa

del Gobierno de Canarias y candidato a la Vicepresidencia en las próximas elecciones, Román Rodríguez, ha visitado Marruecos con su séquito para entrevistarse con las principales autoridades del reino aluí y tratar de resolver problemas de envergadura, como la inmigración irregular. El ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Benaisa, expresó su voluntad de poner fin a ese flujo migratorio hacia las costas canarias, aunque remitió las futuras soluciones a los acuerdos que se adopten entre su gobierno y el español en una comisión especial creada a tal efecto.

Es decir, una declaración de buenas intenciones, pero que, de momento, no ha derivado en soluciones, porque las pateras siguen llegando. El único síntoma que permite atisbar el futuro con algo más de optimismo es la propuesta presentada por Marruecos para atajar el problema de los menores inmigrantes a través del establecimiento de una red de centros de atención en su territorio. De esta manera, se podría frenar su salida hacia el exterior. Pero, ojo, que Canarias no soporte los costes económicos.

No queremos pecar de desconfiados, pero la experiencia nos lleva a pensar que todas las buenas intenciones se quedarán en agua de borrajas.

La única solución clara, a corto plazo, es, como hemos dicho mil veces, que el Estado impermeabilice la franja costera. Sin olvidar las inversiones en aquel país para que salga del subdesarrollo.

Asuntos para no olvidar

* La Comisión de Justicia del Senado ha aprobado equiparar a las dos capitales canarias con idéntica categoría judicial tras incluir a la capital tinerfeña en el segundo nivel de la escala judicial, por debajo, como es lógico, de Madrid y Barcelona, y junto a Valencia, Sevilla, Bilbao, Zaragoza y Málaga. Si el Congreso le da el trámite definitivo, los jueces y fiscales de las dos capitales verán igualados los niveles retributivos y profesionales, como no podría ser de otra manera. Finaliza así otro triste capítulo en las relaciones entre la Comunidad Autónoma y las Instituciones del Estado, que siempre espera el pataleo de las autoridades isleñas para evitar agravios comparativos.

* Como analistas de la actualidad isleña, aplaudimos la buena gestión y censuramos la nefasta. Viene al caso por el empeño puesto por el Cabildo de Tenerife y la Asociación de Padres de personas con Autismo que, gracias a la firma de un convenio, permitirá la construcción del primer centro de rehabilitación de la enfermedad en la Isla. Iniciativas así son las que necesitamos.

* Canarias ha dedicado muchos años a salvar el cultivo del plátano, una de nuestras fuentes de riqueza. Tras sufrir diversos avatares, se vislumbra la luz al final del túnel, ya que expertos del Ministerio y del Archipiélago, con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación al frente, iniciarán con carácter inmediato la redacción de un estudio para demostrar que el paso automático a una tarifa única en el año 2006 acabaría con el negocio. A ver si se enciende la lamparita.

*** *** ***

EL MIÉRCOLES 16 de abril es ya una fecha histórica por el nacimiento de la gran Unión Europea de 25 miembros. Reunidos en el Agora ateniense, los 25 proclamaron su voluntad de que la UE desempeñe en el futuro un papel de máxima importancia en el mundo. Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Estonia, Eslovenia, Chipre y Malta han adquirido así el estatuto de observadores, con derecho a voz, pero no a voto, y será el 1 de mayo de 2004 cuando culmine el proceso de ratificación del Tratado.

La ampliación convierte a la UE en un gigante de 450 millones de ciudadanos, pero tiene demasiados peligros para las regiones alejadas del continente, como Canarias. ¿Qué ocurrirá? Porque van a aumentar las desigualdades internas y los mecanismos de decisión corren peligro de colapsarse. ¿Salvará el Archipiélago todas las ayudas que actualmente recibe o habrá que repartir en pro de otras zonas poco privilegiadas? Son muchas las incógnitas y nuestras autoridades deberán analizar bien las repercusiones.

EDITORIAL