Internacional

Las tropas de EEUU DETIENEN al gobernador de Bagdad

Mohamed Al Zubeidi, autoproclamado "administrador" de la capital iraquí, fue arrestado junto a otras siete personas, horas después de que el mando norteamericano advirtiese de que las tropas aliadas son "las únicas autoridades" en el país y que cualquier intento por suplantarlas será castigado.
EFE, Bagdad
28/abr/03 5:37 AM
Edición impresa

Las tropas estadounidenses detuvieron ayer al autoproclamado gobernador o "administrador" de Bagdad, el iraquí Mohamed Mohsen Al Zubeidi, informaron fuentes del contingente militar norteamericano en la capital de Irak.

Al Zubeidi, hombre de confianza de quien en principio se pensó que era el candidato de EEUU a dirigir el nuevo Irak, Ahmed Chalabi, permanecía desaparecido de la escena pública desde la llegada hace una semana a Bagdad del general retirado estadounidense y gobernador "de facto" del país, Jay Garner.

Según el portavoz militar de las tropas norteamericanas, el capitán David Connolly, Al Zubeidi fue detenido junto a otras siete personas, de quienes no se facilitó la identidad, por su "incapacidad para apoyar a las autoridades de las fuerzas de la coalición y ejercer una responsabilidad que no es la suya".

La detención se produjo después de que el teniente general estadounidense Davic McKierman divulgara horas antes un comunicado en el que subrayaba que "las fuerzas aliadas son las únicas autoridades" y se amenazaba con tratar como "criminales" a los que intenten suplantarlas. McKierman, comandante de las fuerzas de tierra de la coalición anglo-estadounidense en Irak, afirmó que la proclama, escrita en ingles y árabe, estaba dirigida "al pueblo iraquí", a quien aseguró que "las tropas de la coalición mantendrán el control hasta que sea transferido a un nuevo gobierno, firme y reconocido internacionalmente".

El comunicado también aseveraba que "ni individuos ni organizaciones podrán reclamar el control de las propiedades, civiles o públicas, ni se pueden presentar como autoridades civiles o militares sin una autorización expresa de la coalición".

"Por tanto -agregaba la declaración- nadie está autorizado a hablar como mi representante o de las fuerzas de la coalición, y cualquiera que se presente a sí mismo de esa manera será considerado un desestabilizador y tratado como un criminal".

Al Zubeidi, que era uno de los principales dirigentes del Congreso Nacional Iraquí (CNI, liderado por Chalabi), había realizado tras su llegada a Bagdad declaraciones sobre un germen de gobierno, un esbozo de calendario para convocar elecciones y la restauración de los servicios públicos en Bagdad.

Dichas declaraciones fueron hechas en su condición de "gobernador" de la capital iraquí como máximo responsable del llamado Comité de Organización Civil.

Aunque posteriormente Al Zubeidi se retractó, las declaraciones causaron el inmediato malestar de las fuerzas norteamericanas pese a que su autor era un hombre muy próximo a Chalabi, a quien se consideraba el candidato de Washington para dirigir el país y que también ha desaparecido de la escena tras la llegada de Garner a Bagdad.

La detención de Zubeidi tiene lugar a menos de 48 horas de que Garner se reúna con los líderes de los partidos de la oposición a Sadam Husein, en un encuentro en el que se desconoce si asistirá Chalabi y que podría perfilar la nueva dirección iraquí, a la que Estados Unidos confiará el futuro del país.