Internacional

Menem y Kirchner irán a una segunda vuelta

Los dos candidatos del gobernante partido peronista dirimirán la presidencia de Argentina en una segunda ronda electoral prevista para el próximo mes de mayo, según las encuestas realizadas ayer a pie de urna.
EFE, Buenos Aires
28/abr/03 5:37 AM
Edición impresa

 

El ex presidente Carlos Menem y Néstor Kirchner, ambos del gobernante partido peronista, dirimirán la presidencia argentina en una segunda vuelta electoral en mayo, según encuestas a pie de urna al término de las elecciones de ayer.

Los sondeos fueron difundidos por varios canales de televisión de Buenos Aires apenas cerrados los centros de votación, confirmando así lo que habían pronosticado la mayoría de los sondeos preliminares de intención de voto.

"Hemos ganado en todo el país", dijo exultante Juan Carlos Romero, quien secunda a Menem como candidato a vicepresidente, mientras el ex campeón mundial de náutica Daniel Scioli, compañero de fórmula de Kirchner, sostuvo que ha "triunfado la voluntad popular de no volver al pasado".

Fraude e irregularidades

La difusión de esos sondeos a pie de urna, que la legislación electoral prohíbe dar a conocer hasta después de tres horas de cerrados los comicios, llevaron a otros candidatos a anunciar que presentarían denuncias por supuesto fraude e irregularidades.

La quinta elección presidencial desde el restablecimiento de la democracia en 1983 se desarrolló con normalidad, con excepción de la demora en la apertura de algunos centros de votación y unos pocos incidentes que promovieron militantes de una agrupación de izquierda.

Los encuestadores pronosticaban que se registraría un alto porcentaje de absentismo, pese a la obligatoriedad de votar; sin embargo, el Ministerio del Interior informó de que el 80 por ciento del electorado concurrió a sufragar, un promedio histórico en elecciones presidenciales, cuando se esperaba un alto índice de absentismo.

Estrecha vigilancia

El gobierno movilizó a 85.200 soldados y policías para la custodia de los centros de votación y el traslado de las urnas a los centros de cómputos, además de montar amplios operativos en varias ciudades en prevención de posibles actos vandálicos. No obstante, candidatos presidenciales y diputados sufrieron agresiones de distinta índole. Los incidentes fueron repudiados por el presidente Duhalde, y por el resto de los candidatos, quienes exhortaron a los ciudadanos a no prestarse a provocaciones de este tipo.