Santa Cruz de Tenerife

Precintado el número 53 de la calle Imeldo Serís por peligro de derrumbe

El desmonte que se realizaba en una obra colindante originó la aparición de grietas en el inmueble, una casa terrera que al parecer se encuentra deshabitada y que permanecerá precintada durante, al menos, dos semanas. La vía fue reabierta al tráfico en la tarde de ayer.
EL DÍA, S/C de Tenerife
30/abr/03 5:47 AM
Edición impresa

 

Una casa terrera situada en el número 53 de la calle Imeldo Serís de la capital fue ayer precintada como medida de precaución ante el riesgo de que se derrumbara, según explicaron fuentes de la Policía Local de Santa Cruz.

Al parecer, y según estos datos, la alarma se produjo sobre las 14 horas de la tarde, cuando fueron requeridos los servicios de este cuerpo de seguridad ante la aparición de grietas en este inmueble.

Las fisuras habrían sido ocasionadas por los trabajos de desmonte que se realizaban en una obra colindante, ubicada en el número 55, según informaron el arquitecto de estas labores y fuentes de Bomberos.

En concreto, la aparición de grietas en el inmueble, y la posibilidad de caída que provocó la alarma, se produjo sobre las 13:30 horas de ayer, después de que, durante varios días, se hayan estado realizando las obras de desmonte de un viejo edificio de dos plantas.

Las mismas fuentes confirmaron que fue el arquitecto de los trabajos el que tomó la decisión de avisar a los bomberos y colocar una red en la fachada como medida de prevención.

Grúas municipales

Fue la Policía Local la que se encargó de acordonar el área y de desplazar, con la ayuda de las grúas municipales, los coches que se encontraban aparcados en la zona de peligro para evitar que se produjesen daños y para facilitar las labores.

Sobre las 15 horas de la tarde, la unidad del Cuerpo de Bomberos que se había desplazado hasta allí terminó con su trabajo y los obreros de la empresa concesionaria de las tareas de desmonte reanudaron su labor.

En cualquier caso, confirmaron las citadas fuentes, la casa terrera afectada por el desmonte se encuentra deshabitada y tampoco es utilizada para la realización de ninguna actividad comercial en estos momentos, lo que ha facilitado las tareas.

Sin embargo, ha sido necesario ponerse en contacto con sus propietarios, ya que el inmueble podría permanecer precintado, al menos, durante las próximas dos semanas.

Una vez finalizada la inspección técnica, la calle, que había sido cerrada al tráfico, fue reabierta, aunque permanecerá acordonada la zona directamente afectada para prevenir posibles daños a los viandantes.